viernes, 14 de julio de 2017

"El noviembre de Kate", de Mónica Gutiérrez: una auténtica delicia

http://www.rocalibros.com/roca-editorial/catalogo/Monica+Gutierrez/El+noviembre+de+Kate


Título: El noviembre de Kate
Autora: Mónica Gutiérrez
Editorial: Roca editorial
Género: novela contemporánea, Feelgood, romántica
Páginas: 320
Publicación: 07/07/2016
ISBN: 9788416498154

 En vísperas de una tormenta de nieve, un viernes tras la barra de galeón pirata de un bar escondido, un barman recién llegado del Loira espera la llegada de Kate, la chica del extraordinario cabello flotante y las larguísimas bufandas.
   Si quieres leer un libro que te haga sentir bien, que tenga sus temillas interesantes para pensar pero que no haga que te comas el coco sino que te sientes tranquilamente a disfrutar (y casi que pondría el disfrutar con mayúsculas) del placer (a veces se nos olvida, o se me olvida, que lo es) de leer... Mónica Gutiérrez es tu autora. Tenía pendiente leer su última novela y, aprovechando que recomendé que la compraran para la biblioteca y lo han hecho, he cumplido con mi compromiso (y, ya de paso, con uno de los tres libros del reto organizado por la autora en su blog).
     Creo que Gutiérrez se está convirtiendo en una experta en crear historias sencillas, que podrían llegar a ser cotidianas, pero que encierran un punto de magia dentro de ellas. En este sentido (y en el de creación de personajes, tema del que hablaré a continuación), me recuerda mucho a Anna Gavalda, autora que también me gusta leer de vez en cuando para desengrasar de otras novelas más complicadas. No me preguntes cómo lo hacen, pero logran crear una atmósfera llena de cosas normales pero extrañamente extraordinarias. Para que te hagas una idea, solo la descripción final de Kate que aparece en la sinopsis ya es una buena muestra de lo que estoy diciendo. ¿A quién no le apetecería conocer a una chica así?
  Y es que, como decía, Gutiérrez es una gran creadora de personajes entrañables. Y esta novela es una buena muestra. Kate lo es, por supuesto, pero no dan menos ganas de conocer a Don, su alter ego, el narrador de la historia, el hombre herido que necesitará una tormenta (en sentido literal pero también figurado) para sanar. Creo que son dos personajes absolutamente creíbles, tremendamente humanos y de los que es fácil enamorarse. Además, tienen bastante fondo y, sobre todo, mucho que contar. Y sus situaciones personales (el abuso laboral que sufre Kate y el pasado de Don, sobre todo lo relacionado con su amigo) dan bastante que sentir y que pensar.
   Además de en los personajes, el "feel-good" de la novela está también en la historia en sí y, sobre todo (creo yo), en el ambiente general en el que Gutiérrez nos sumerge. La familia de Don es como para querer que te adopten de por vida y sus desayunos.... ¡Madre mía! ¿Por qué yo nunca he vivido un desayuno así???
     Finalmente, hay otro punto muy a favor para mí (y esto sí que es muy muy muy personal): la ambientación en el mundo de la radio. Me encanta ese medio. Hice radio durante años, en emisoras grandes y en emisoras pequeñas, como la de Kate y sus compañeros... y Gutiérrez ha conseguido que vuelva a sentir su magia, la emoción de las llamadas de los oyentes, la responsabilidad de lo que dices y el cariño que te puede a llegar a manifestar gente a la que no conoces pero para quienes eres una voz habitual gracias a la radio.
    En definitiva... que me ha encantado El noviembre de Kate. Me ha encantado conocer a sus personajes, recorrer sus localizaciones y dejarme llevar por esa tormenta que tanto cambió las cosas a su alrededor. Una novela para recordarme que leer es una delicia y que siempre siempre siempre es un placer.
     Nos seguimos leyendo.
   Incluyo este libro en los siguientes retos:
  •  Reto 100 libros: 44/100
  •  Reto Genérico: 25 (3/3 amorosos)/40
  •  Reto 25 españoles: 22/25
  •  Reto Serendipia recomienda: 1/3

lunes, 10 de julio de 2017

"Más allá del Nilo", de Nicole C. Vosseler: amor en la Inglaterra colonial



Título: Más allá del Nilo
Autora: Nicole C. Vosseler
Editorial: Ediciones B
Género: novela, landscape, histórica, romántica
Páginas: 512
Publicación: 2014
ISBN: 9788466653602

 Inglaterra, 1881. Jeremy, Stephen, Leonard, Simon y Royston, cinco graduados de la Real Academia Militar de Sandhurts, pertenecientes a la futura élite del Imperio británico, deben embarcar hacia Egipto para luchar en la guerra. Mientras, ellas, Grace, Ada, Becky y Cecily, los esperan en Inglaterra; esperan al hermano, al amigo, al amado.  Sin embargo, la espera no será infinita, ya que Jeremy desaparecerá misteriosamente en el campo de batalla y Grace tomará la decisión de emprender su búsqueda. Dará inicio así a una aventura que la llevara a Egipto, a Sudán y más allá del Nilo, donde descubrirá la verdad sobre la desaparición de Jeremy y la verdad sobre sus amigos.
  Cada vez estoy más convencida de que el género landscape no es para mí. La mayoría de las novelas que leo encuadradas en este membrete no me han gustado demasiado o me parecen bastante prescindibles. Quizá porque, en el fondo, me da la sensación de que son novelas románticas con algo de historia de lugares exóticos. Poco más. Y a mí me gustan las novelas que me dicen algo, que me hacen pensar, que me mueven algo por dentro. No ha sido así en este caso, aunque sí me han gustado dos cosas: la ambientación histórica y el tratamiento de la mujer.
   La ambientación tanto histórica como geográfica está muy conseguida. Vosseler nos lleva a la Inglaterra colonial y nos sumerge tanto en los conflictos individuales de los soldados (y sus familias) que se preparan para la guerra como en las contiendas que tienen lugar en el ámbito nacional e internacional y que desembocan en la guerra en la que tendrán que luchar los jóvenes protagonistas. Aunque, en este sentido, me hubiera gustado algo más de descripción de paisajes y gentes y de la propia historia (creo que hubiera sido una buena ocasión para conocer más tanto de la política de la época como de los usos y costumbres del Egipto del siglo XIX).
     Sí se detiene (y lo hace con profusión) en las costumbres inglesas del momento, en la vida de los jóvenes de la época, en la preparación militar, en los noviazgos y conveniencias de las clases más pudientes y en cómo una guerra puede cambiarles la vida feliz y despreocupada que llevaban.
    Y dentro de esta radiografía de los jóvenes ingleses de finales del siglo XIX, Vosseler se fija tanto en la preparación militar de los chicos como en la formación de las chicas. En este sentido, como decía al principio,  me ha gustado el tratamiento que la autora hace de ellas, puesto que refleja el sentir tanto de aquellas cuyo objetivo en la vida es casarse y tener hijos (lo común en la época) como el de aquellas que prefieren formarse e, incluso, trabajar, pese a la oposición que ello despierta en sus familias.
    Además, Vosseler rompe una lanza en favor de las relaciones sentimentales entre personas de diferente clase. De hecho, en el fondo, esta (y la historia de amor que desarrolla esta idea) acaba siendo el gran tema de la novela. Y, aunque la historia en sí es entretenida y tiene sus complejidades, me ha dado la sensación de que al final Mas allá del Nilo es una novela romántica, con toques folletinescos y un poco de parafernalia histórica, pero poco más.
     Es por eso por lo que no me ha acabado de convencer esta obra y por lo que dudo que vuelva a darle una oportunidad a la autora. Respecto al género, seguiré buscando a ver si alguna obra o autor me ofrecen algo más, aunque lo que he visto me conduce siempre al mismo lugar. 
     Nos seguimos leyendo.
   Incluyo este libro en los siguientes retos:
  •  Reto 100 libros47/100
  •  Reto Genérico: 27 (1/1 landscape)/40

sábado, 1 de julio de 2017

Balance junio y #Retojulio17

  Junio se me ha dado genial. He leído más de lo que esperaba y también he tenido tiempo para seguir con mis preparativos, así que estoy super contenta. Mi mes queda así:
  1. Acabé Nunca falta nadie, de Catherine Lacey (me faltaban 51 páginas)
  2. Terminé Harry Potter y la cámara secreta, de J. K. Rowling (nos quedaban 88 páginas)
  3. Finiquité Abecé diario, de Raúl Vacas (teníamos 60 páginas por leer)
  4. He seguido avanzando en Persiguiendo a Silvia, de Elisabeth Benavent (aunque he leído poquito este mes: 30 páginas) 375 páginas pero no sé cuánto leeré)
  5. El Ruiseñor, de Kristin Hannah (596 páginas)
  6. Nuestra casa en el árbol, de Léa Velez (400 páginas)
  7. La vieja tierra, de Dörte Hansen (280 páginas)
  8. El día que mamá perdió la paciencia, de Belén Gopegui (80 páginas)
  9. La película de la vida, de Maite Carranza (208 páginas)
  10. El color de los ángeles, de Eva Díaz Pérez (352 páginas)
  11. Te encontraré, de Raquel Antúnez (318 páginas)
  12. Y añado El noviembre de Kate, de Mónica Gutiérrez (320 páginas)
  13. Mía se hace mayor, de Mónica Peitx (48 páginas)
  14. y Más allá del Nilo, de Nicole C. Vosseler (512 páginas)
Y un libro infantil:
  1. Yo mataré monstruos por ti, de Santi Balmes (32 páginas)
   3.375 páginas leídas. ¡No está mal!


14/ 11 libros. ¡127% conseguido!

3.375/2.808 páginas. ¡130% conseguido!

  Lo bueno del verano es que tengo las tardes libres, así que a ver si aprovecho para darle un buen empujón a la boda (que ya nos quedan menos de tres meses) y a leer un poco. Quiero:
  1. Acabar Persiguiendo a Silvia, de Elisabeth Benavent (me faltan 345)
  2. Leer Retrato en sangre, de John Katzenbach, para Anika entre Libros (576 páginas)
  3. Pederastas, de Alberto Vázquez Figueroa,  también para Anika entre Libros (336 páginas)
  4. Princesas Dragón. Criaturas Mágicas, de Pedro Mañas, también para Anika entre libros (46 páginas)
  5. Princesas Dragón. Rumbo a Nánabu, de Pedro Mañastambién para Anika entre libros (46 páginas)
  6. Elegida por la luna, de P. D. Cast, para la lectura conjunta que he organizado junto a Libros que hay que leer, El templo de la lectura, Nadie está solo, Polvo de libros y Adivina quién lee (624 páginas)
  7. El laberinto del hindú, de José Vicente Alfaro (497 páginas)
  8. La noche que Frankestein leyó el Quijote, de Santiago Posteguillo (240 páginas)
  9. Un mal nombre (Dos amigas#2), de Elena Ferrante (560 páginas)
  10. Y voy a ver si me da tiempo también a empezar Los juegos del hambre, de Suzanne Collins, que ya es hora... (400 páginas)
  No son demasiados libros pero son un montón de páginas: 3.670. A ver si puedo con ellas.

BALANCE DE RETOS

  Poco a poco, sigo avanzando en mis retos:

  • Reto 100 Libros48/100 -> 48%
  • Reto Genérico: 28/40 -> 70%
  • Reto 25 españoles: 23/25->92%
  • Reto Libros Olvidados: 10
  • Reto Jane Austen (reto bianual)2/8->25%
  • Reto Autores de la A a la Z: 17/25 -> 68%
  • Reto Serendipia Recomienda: 1/3 -> 33%
  • Reto Leemos en Digital12/12 -> 100% ¡¡RETO SUPERADO!!
  • Reto Sabuesos4
  • Reto Juegos del Hambre0/3->0%
  • Reto Libros Autoeditados 1/8->13%  
  
   Nos seguimos leyendo.

miércoles, 28 de junio de 2017

"Abecé diario", de Raúl Vacas: poesía y diversión



Título: Abecé diario
Autor: Raúl Vacas
Ilustradora: Elena Queralt
Editorial: Edelvives
Género: poesía
Páginas: 64
Publicación: 2012
ISBN: 9788426384751

 29 poemas de la A hasta la Z. Don Gato, el Conde Helado, i de intriga, la Bella Durmiente... Juegos de palabras, trabalenguas, historias breves en verso, escenas sorprendentes, palabras a medio escribir y otras descolocadas. 29 poemas para disfrutar inteligentemente del lenguaje y sus infinitas posibilidades
   Si eres de los que o las que aún no han leído nada de Raúl Vacas, ya estás tardando. Su obra suele considerarse infantil (y lo es) pero sus poemas son taaaan divertidos y proponen tantos juegos lingüísticos que pueden ser disfrutados, como en aquel juego, de cero a 99 años. Y los de 100 a 200, también.
   En este Abecé diario, Vacas aprovecha el alfabeto para proponernos una serie de poemas de los que disfrutar en varios sentidos: con su lectura, descubriendo el juego lingüístico que hay detrás y hasta intentado imitar ese juego para construir nuestras propias composiciones.
    Al menos, eso es lo que hago yo con los niños de la Casita de los Cuentos, bien sean los de los talleres de animación a la lectura o los de los clubes de lectura. Y, la verdad, siempre me funcionan. Porque los poemas son divertidos en sí mismos pero cuando descubren lo que hay detrás, empiezan a apreciar la dimensión más lúdica y creativa de la lengua.
    Así, podemos encontrar en este ejemplar versos de cabo roto, epéntesis, anagramas... Y podemos ayudar a que los niños aprendan conceptos como la rima, el orden natural de la frase, el hipérbaton, el ritmo, qué es el estribillo....
   Además, las ilustraciones de Elena Queralt contribuyen a crear una atmósfera general de magia y diversión que le da mucha vida al conjunto del libro.
     Y acabo haciendo mención a una experiencia que aún no he probado pero que tiene muy buena pinta: al buscar este libro en la página de Edelvives he descubierto Ta-tum. Libros que laten. Una propuesta lúdica y didáctica de la editorial, dirigida principalmente a profesores y alumnos pero que espero explorar a fondo en breve, a ver si también se le puede sacar partido en los clubes de lectura (que supongo que sí).
     En definitiva, un libro que es mucho más que un libro con el que se puede leer, rimar, aprender, divertirse y dejar volar la imaginación. No es poco.
     Nos seguimos leyendo.

lunes, 26 de junio de 2017

"La amiga estupenda" (Dos amigas#1), de Elena Ferrante: una historia minuciosa y pausada



Título: La amiga estupenda (Dos amigas#1)
Autora: Elena Ferrante
Editorial: Lumen
Género: novela contemporánea
Páginas: 392
Publicación: Mayo 2016
ISBN: 9788426420787

  Con La amiga estupenda, Elena Ferrante inaugura una tetralogia deslumbrante que tiene como telón de fondo la ciudad de Nápoles a mediados del siglo pasado y como protagonistas a Lenù y Lila, dos jóvenes mujeres que están aprendiendo a gobernar su vida en un entorno donde la astucia, antes que la inteligencia, es el ingrediente de todas las salsas.
  La relación a menudo tempestuosa entre Lila y Lenù viene acompañada de un coro de voces que dan cuerpo a su historia y nos muestran la realidad de un barrio pobre, habitado por gente humilde que acata sin rechistar la ley del más fuerte, pero La amiga estupenda está lejos del realismo social: lo que aquí tenemos son unos personajes de carne y hueso, que nos intrigan y nos deslumbran por la fuerza y la urgencia de sus emociones.
  Por primera vez Ferrante aborda una narración muy amplia, poniendo en escena un verdadero tableau vivant donde no hay espacio para el tópico: todo es vida y todo respira al hilo de la mejor literatura.

«El reto para quien escribe es llenar la distancia entre lo que vives y lo que cuentas, sentir físicamente el impacto de la narración...»
Elena Ferrante
   Con tanta reseña para la Yincana Criminal, se me han acumulado varios libros que hemos ido leyendo este curso en el club de lectura sin reseñar, así que voy a ir publicándolas poco a poco. Empiezo con La amiga estupenda, un libro del que esperábamos mucho pero que nos ha dejado un poco desinfladas. De hecho, varias de las chicas del club ni siquiera van a continuar la saga.
    Yo creo que hay dos motivos principales para ello. El primero: al ser una saga larga, en realidad nos quedamos sin saber qué pasa con un pequeño misterio que tiene lugar al comienzo del libro. Además, en esta primera parte se dan cuenta de los hechos que tienen que ver con la infancia y la adolescencia de estas dos amigas, quizá los momentos que menos tensión dramática tienen. Eso creemos, porque, como decían algunas del club, el libro se acaba justo cuando se empieza a poner interesante. ¿Cliffhanger para que no nos perdamos el siguiente o que realmente van a pasar más cosas en el segundo? Hasta que no lo lea (porque yo sí quiero continuar la saga, aunque no sé cuándo), no puedo saberlo.
    Y el segundo motivo que ha desinflado a las lectoras de mi club (y creo que es una sensación general en el resto de clubes de la biblioteca de Azuqueca) es, precisamente, ese: parece que no pasa nada. La narración es tan minuciosa, tan pausada, fijándose tanto en lo cotidiano... que al final da la sensación de que no está ocurriendo nada reseñable. Es, simplemente, el relato de dos vidas (y sus circunstancias) tan excepcionales o tan triviales como las de cualquiera.
    A mí sí me ha gustado la minuciosidad de la escritura de Ferrante, su retrato concienzudo de una sociedad y un tiempo (el Nápoles de los años 50 y 60). Hay, por tanto, un trabajo riguroso a la hora de ambientar la obra y de crear un escenario no solo creíble sino preciosista de lo que pudo ser y un esfuerzo tremendo por reflejar la cotidianidad de un barrio en el extrarradio de la ciudad italiana.
   Y creo que Ferrante ha logrado empaparnos de sus sabores, sus olores y, sobre todo, de sus ruidos. Son muchas las referencias a estallidos de violencia (familiares, entre amigos, entre vecinos...) lo que crea en el lector la sensación de una violencia contenida pero constante. Mafia al margen, da la sensación de que la violencia es un lenguaje común entre los habitantes del barrio y que forma parte de su manera de relacionarse habitualmente entre ellos. Hemos hablado mucho de ello en el club de lectura, escandalizándonos con algunas de las cosas que se narran e intentado encontrarle un significado a tanta violencia, así que sí que hemos sacado partido a este elemento concreto de la narración.
   También hemos hablado (y mucho) sobre la extraña relación de estas dos amigas que protagonizan la saga. Una relación cargada de idas y venidas, de cariño y envidia, de intentos de manipulación y de luchas de poder entre ellas. Una amistad que nos ha hecho pensar en si nosotras nos relacionamos de esa manera con nuestras amigas y si hemos tenido alguna amiga que se pudiera parecer a Lía o a Lenù. Como comprenderás, ha habido respuestas para todos los gustos.
    Así pues, tibia reacción ante una novela que está muy bien escrita y con un hilo argumental tan biográfico que a muchas les ha sabido a poco. Veremos cómo transcurren los demás.
     Nos seguimos leyendo.
   Incluyo este libro en los siguientes retos:
  •  Reto 100 libros: 21/100
  •  Reto Genérico: 16 (2/3 sagas familiares)/40
  •  Reto Autores de la A a la Z: F 14/25

viernes, 23 de junio de 2017

"Media vida", de Care Santos: una historia fascinante

   Me encanta Care Santos y creo que me reafirmo con cada libro. Este, que reseñe para Anika entre Libros, me ha encantado. Y por muchas razones. Aquí las expongo.



Título: Media vida
Título Original: (Media vida, 2017)
Autor: Care Santos
Editorial: Destino Colección: Áncora y Delfín

Copyright:
© Care Santos, 2017
© Editorial Planeta, S.A., 2017
Edición: 1ª Edición: Febrero 2017
ISBN: 9788423351831
Tapa: Dura
Etiquetas: adolescencia, amistad, religión, catolicismo, discapacidades, franquismo, época franquista, historia de España, mujeres, gastronomía, intimista, música, libros premiados, literatura española, novela, premio Nadal, sexualidad, transición española, internados, democracia, matrimonio, divorcio, parejas, madurez, amigas, reencuentros
Nº de páginas: 416


Argumento:

  Tras tres décadas sin verse, cinco amigas deciden volver a reunirse en la mitad de sus vidas para ver qué tal les ha ido en estos 30 años casi sin contacto. Así descubrirán lo diferentes que han sido sus trayectorias vitales, que los sueños no siempre se cumplen, lo distintas que son sus vidas a cómo las idearon o que hasta los pecados imperdonables se pueden perdonar.
 Premio Nadal de Novela 2017


Opinión:

 Siempre que leo a Care Santos siento una gran conexión con su obra. Una conexión que abarca desde cómo configura a los personajes hasta los temas de fondo que toca, pasando por su estilo personal y, sobre todo, los narradores que elige. De hecho, siempre digo que si me decidiera a escribir algún día, me gustaría ser como ella. Por eso me alegró tanto saber que se había alzado con el Premio Nadal de este año (merecidísimo, en mi opinión). Y por eso he disfrutado tanto con esta novela que me ha entretenido y tocado el corazón casi a partes iguales.
  Hay dos cosas que me han gustado por encima de las demás. Por un lado, los personajes, cómo Santos nos los va presentando y, sobre todo, cómo da el salto hacia su madurez. La novela comienza en 1950, en la noche previa a que cinco amigas que viven en un internado de monjas se separen para no verse en mucho mucho tiempo (aunque ellas, obviamente, no lo saben en ese momento). Dirigidas por Olga (gorda, mandona y con un punto cruel; muy cruel, diría yo), las cinco chicas juegan a "Acción o verdad" y han de cumplir el reto que ha ideado Olga para recuperar su prenda. Ese juego nocturno sin importancia se convertirá, sin embargo, en el detonante de un giro insospechado en sus vidas, sobre todo en la de una de ellas.
  Años más tarde, es la propia Olga (ahora ya delgada pero tan aburrida de su propia vida que no encuentra mayor placer que inmiscuirse y espiar la de los demás) quien se propondrá volver a reunir a antiguas amigas. Para ello, contará con la ayuda de su hermana gemela, Marta, reconocida autora de libros de recetas que ahora se ha lanzado a la aventura de abrir su propio restaurante. Esta reunión servirá de excusa a las mujeres para ponerse al día de sus vidas y para saldar algunas cuentas pendientes entre ellas.
  Care Santos consigue urdir un entramado de personajes muy ricos por sí mismos pero que, juntos, completan lo que podría ser el puzzle de una generación de mujeres españolas. Mujeres que se han debatido entre ser amas de casa o trabajadoras y que, aun en el segundo caso, han tenido que trabajar dentro y fuera del hogar. Mujeres apegadas a una religión que, en muchos casos, no les consuela o no acaban de entender o que decidieron alejarse de los modelos que marcaron sus madres para vivir la vida a su manera (aunque esa decisión tuviera un altísimo coste personal). Mujeres que pasaron de las manos de sus padres a las de sus maridos, quienes ejercen sobre ellas toda la influencia del hombre dominador. Mujeres que han sabido subirse al carro de la revolución sexual o que ni siquiera han experimentado nunca un orgasmo. Mujeres que han parido hijos que ahora se muestran distantes, que están a punto de dar a luz o que, incluso, están enamorándose de su hijastro. Mujeres valientes que han pasado por todas las cárceles imaginables (las reales pero también las del matrimonio infeliz, la infidelidad, el abandono, la violación, la insatisfacción personal o el llevar una vida que no es la que habías soñado para ti). Mujeres que evolucionan al mismo tiempo que un país que pasa del franquismo a la democracia y que se dividen entre la satisfacción de la libertad de los nuevos tiempos y la estupefacción por los cambios que no acaban de entender. Mujeres, en definitiva, que aún tienen tiempo para dar el golpe de timón definitivo que les lleve a ser quienes quieren ser, si logran vencer prejuicios y encorsetamientos sociales.
  Las cinco protagonistas se oponen y se complementan a la perfección para dibujar lo que podríamos considerar el modelo de mujer de una generación española. O, como digo, los distintos modelos de mujer. Y eso me ha encantado, porque propone al lector una reflexión sobre cómo tuvieron que vivir, adaptarse a lo que tocaba, acatar ciertas costumbres u obligaciones sociales e intentar pasar sus días de la mejor forma posible. O cómo decidieron rebelarse y luchar (de formas muy diferentes) y el coste que esa rebeldía tuvo para ellas.
   Y si la configuración de los personajes y, sobre todo, la forma en que se relacionan entre ellos y el panorama general que dibujan sus individualidades me ha gustado, no menos me ha encantado la voz narradora de "Media vida". Creo que es una de las características que más me llama la atención de la forma de escribir de Care Santos. Como en muchas de sus novelas, el narrador de esta también es un narrador en tercera persona omnisciente, que todo lo sabe y todo lo cuenta, eso sí, dosificando la información como quiere. De hecho, el salto de los años que estuvieron sin verse las protagonistas se traslada al lector en una elipsis temporal que iremos completando durante la lectura. Así, de la primera escena en 1950 pasamos a la segunda en 1981, lo que nos obliga, de alguna manera, a conocer a los personajes dos veces: cómo eran cuando eran unas preadolescentes internadas en un colegio de monjas y cómo son treinta años después.
   Y esa información no nos llega de golpe. La voz narradora va desgranando capítulo a capítulo la vida de cada una de ellas, poniéndonos al día de sus vidas y llenando los huecos que nos han dejado esos treinta años en blanco. Así ocurre durante la segunda parte del libro (la primera sería el capítulo introductorio que tiene lugar en 1950), en la que cada capítulo se centra en una de las mujeres que acudirá a la cena de reencuentro. Una cena que se convierte en eje central de la tercera parte del libro, en la que todo vuelve a cambiar y, presentados los personajes principales, llega el momento de que se reencuentren y veamos cómo actúan e interactúan entre ellas treinta años después. Aquí el encabezamiento de cada capítulo ya no son los nombres de las protagonistas sino las preguntas que se hacen unas a otras en una suerte de "Acción o verdad" cincuentón donde prima más la verdad que la acción (en contra de lo que ocurrió en aquel juego que abría el libro).
   Y, decía, la voz narradora nos habla en tercera persona y con la capacidad omnisciente de saber qué pasa por las mentes de cada una de las protagonistas pero, desde luego, no es neutral ni objetiva. Y eso es lo que más me gusta de los narradores de Santos: que tienen personalidad propia, que juegan con el lector, que cambian el tono dependiendo de lo que nos estén contando, pasando de la ironía a la conmiseración, de la implacable justicia a la ternura más cercana.
  Así pues, Care Santos nos regala una novela llena de temas interesantes y propuestas de reflexión que es, a la vez, testimonio de una época y una generación y novela con una buena dosis de intriga dosificada de forma magistral. Una novela llena de matices en la que brillan con luz propia una voz narradora que habla al oído del lector y unas protagonistas a las que es difícil no querer, por muy mezquinas que sean. Y es que la mitad de la vida siempre es un buen momento para saldar cuentas pendientes y cambiar lo que no es como habías soñado.

    Enlace a la reseña original.
   Nos seguimos leyendo.

miércoles, 21 de junio de 2017

"Yo mataré monstruos por ti", de Santi Balmes y Lyona: una auténtica joya

http://principaldeloslibros.com/index.php?id_product=94&controller=product&search_query=yo+matare+monstruos+por+ti&results=1


Título: Yo mataré monstruos por ti
Autor: Santi Balmes
Ilustradora: Lyona

Editorial: Principal de libros
Género: LIJ, álbum ilustrado
Páginas: 32
Publicación: 14/11/2011
ISBN: 978-84-938978-8-8

  Martina no puede dormir por las noches porque tiene miedo. Cree que bajo el suelo se esconde un mundo habitado por monstruos de colores que caminan con la cabeza hacia abajo. Quizá, si un día se ponen de acuerdo y empiezan a saltar todos a la vez, podrían romper el suelo y llevarse a Martina a su mundo, y obligarla a caminar al revés. 
  Al otro lado del suelo, la niña-monstruo Anitram tiene miedo del mundo que hay bajo su cama. Está habitado por humanos que caminan con la cabeza hacia abajo y también teme que consigan llevársela a su mundo.
  Pero una noche, mientras Martina y Anitram duermen, sus brazos se deslizan fuera de la cama y se conocen por primera vez.
   Compré este libro aprovechando el Tarro-Libro de hace un par de años y aún no lo había leído. Se lo quedó Lucía en sus estanterías y eso de no ver el ejemplar de vez en cuando hizo que retrasara (demasiado) su lectura. Pero el otro día lo vi mientras la acostaba, lo cogí y dije: "de hoy no pasa". Y así fue. Y me quedé alucinada de la maravilla que es esta historia.
    No es el primer libro que leo en que se contraponen las historias de un humano y un monstruo así que cuando empecé a leer enseguida me picó la curiosidad por saber cómo iba a resolver Balmes la trama. Pero he de decir que se me pasó pronto ese afán por llegar al final porque quedé prendada de Martina, de Anitram y de la dulzura que transmiten tanto las ilustraciones como la historia en sí.
   Además, me ha encantado el juego visual entre los dos mundos, ese universo partido en dos con los humanos cabeza arriba y los monstruos cabeza abajo (en la parte que habla de Martina) y los monstruos cabeza arriba y los humanos cabeza abajo (en la parte que habla de Anitram). Una dualidad y un juego que se extiende (como puede verse) a los nombres de las protagonistas, a los temores de cada una de ellas, a la descripción de cada uno de los mundos y a las soluciones de los padres. Aunque ahí, en las amorosas palabras con las que los padres tratan de calmar a sus hijas, hay una discrepancia muy interesante que me ha encantado y que da pie a hablar de lo que realmente importa en esta historia (o de una de las cosas más importantes de las que se habla en el libro): el miedo y cómo superarlo.
    Además del juego horizontal que parte las páginas en los dos mundos, la división de la historia en dos universos también permite un juego vertical que me ha encantado: en determinadas páginas, tienes que girar el libro para seguir leyendo, lo que hace que, además de lectura, esta obra sea también puro juego, pura fantasía. Y ese, el manipulativo, es un factor que les encanta encontrar a los niños en los libros que leen, ojean, hojean o curiosean.
    Yo mataré monstruos por ti es divertido, es tierno (tiernísimo; si tuviera que describir este libro con una sola palabra, esta sería ternura), es valentía, es amistad, es amor, es protección, es cuidado y es aprender a enfrentar nuestros miedos y descubrir que a veces no tienen razón de ser. Y es saber mirar el mundo con otros ojos, descubrir que lo que parece diferente no tiene que ser temido porque, en el fondo, a lo mejor es igual que nosotros. Y es pura imaginación. Y además, tiene esas ilustraciones tan bonitas.... En fin, amor a primera vista. Una joya que no puedo dejar de recomendar.
     Nos seguimos leyendo.

lunes, 19 de junio de 2017

Ganadora de "Elegida por la luna"



  Trascurrido el plazo para participar en el sorteo+lectura conjunta de Elegida por la luna, he realizado el sorteo y la ganadora es....

¡Enhorabuena!!!

 Envíame un correo con tus datos (móvil incluido) a Lcasado76@gmail.com en las próximas 24 horas.
 Los demás participantes podéis pasar por el resto de blogs organizadores para ver si habéis tenido suerte allí. ¡Gracias por participar!!!
  Nos seguimos leyendo.

"Nunca falta nadie", de Catherine Lacey: una historia peculiar



Título: Nunca falta nadie
Autora: Catherine Lacey
Editorial: Alfaguara
Género: novela intimista
Páginas: 256
Publicación: junio 2016
ISBN: 9788420423708

 «Soy de esa gente que nunca es capaz de olvidar del todo a quienes han perdido, que no conocen ese truco mágico que parece estar al alcance de otros.»  Sin decir nada a su familia, Elyria toma un vuelo de ida a Nueva Zelanda, abandonando su estable pero insatisfactoria vida en Nueva York. Mientras su marido intenta desesperadamente comprender qué ha sucedido, Elyria pone a prueba el destino viajando en coches de desconocidos, durmiendo en campos, bosques y parques, y teniendo encuentros arriesgados, a menudo surrealistas.  A medida que se adentra en la vida salvaje de Nueva Zelanda, el recuerdo de la muerte de su hermana la atormenta y una violencia soterrada crece en su interior, aunque quienes la conocen no perciban nada raro. Esta paradoja la conduce a otra obsesión: si su verdadero yo es invisible y desconocido para el resto del mundo, ¿puede decir que está realmente viva?
   Hacía meses que arrastraba esta novela, que elegí gracias a Edición Anticipada, y por fin he tenido el tiempo y, sobre todo, el ánimo para ponerme con ella. Y enfatizo lo del ánimo porque me parece que esta novela no es una de esas obras que puedes leer de cualquier manera, en cualquier momento y con cualquier humor. Es una obra bastante desconcertante, tremendamente introspectiva y me atrevería a decir que deprimente, sobre todo, por el clima que la autora logra generar durante el desarrollo de la historia.
    Una historia que, en el fondo, no tiene mayor misterio: una mujer abandona su hogar y a su marido en busca de sí misma. Eso le llevará hasta Nueva Zelanda donde dejará que los días y las semanas pasen sin más, buceando en el interior de su cabeza y su corazón.
   La novela, escrita en primera persona, ahonda en los pensamientos y los sentimientos de la protagonista, Elyria, de forma magistral. Unos pensamientos y sentimientos, por otra parte, que no he compartido con ella, quizá porque no he vivido una época de crisis personal tan profunda como la que ella atraviesa. Aunque, siendo honestos, más que un momento puntual de su vida, da la impresión de que Elyria es así, que tiene mil dudas sobre todo, que no da nada por seguiro, que se decide, que analiza todo tanto que se olvida de vivir, que no sabe disfrutar de lo que la vida de ofrece, que se siente atada, desorientada, perdida. Durante los meses que dura la acción de la novela todas estas sensaciones parecen intensificarse y lo que sí ocurre (he ahí el conflicto de la obra) es un punto de inflexión, un intento de ruptura con todo lo que ha sido su vida hasta el momento y un periodo de reflexión sobre lo que quiere que sea a partir de ahora.
    Las numerosas reflexiones y este ambiente general de confusión que la autora crea están favorecidos por un ritmo lento que agudiza esa sensación de que la vida de Elyria no avanza. Por eso digo que hay que leer la novela con el humor adecuado, porque es fácil sentirse atrapada por esa red de indecisión y tristeza en la que vive la protagonista, dejarse contagiar por esos sentimientos y no disfrutar de la obra como merece.
    En este sentido, creo que (aunque he leído algunas reseñas diciendo que la novela no avanza y que esa bastante tediosa) creo que la autora logra su objetivo: hacernos sentir como la propia Elyria, encerrada en una vida que no la satisface y con las heridas profundas que el suicidio de su hermana le causó. Ya he dicho que no he empatizado con lo que le ocurre a la protagonista pero sí he llegado a sentir sus emociones y sus dudas.
    Lo que sí me ha gustado mucho es el estilo de Lacey, su manera de acercarnos a una realidad que a lo mejor no compartimos pero que nos llega, su prosa ágil y humana, su sensibilidad y su capacidad para transmitir.
     Nos seguimos leyendo.

    Agradezco a Edición Anticipada que me enviara este ejemplar digital para su reseña
   Incluyo este libro en los siguientes retos:
  •  Reto 100 libros: 39/100
  •  Reto Autores de la A a la Z: L 16/25
  •  Reto Leemos en Digital: 11/12

viernes, 16 de junio de 2017

"Personas desconocidas", de John Katzenbach: dos policías acabados que aún tienen mucho que demostrar

  Ediciones B lleva publicando de un tiempo a esta parte buena parte de la obra de John Katzenbach y a mí me está viniendo genial para ponerme al día con él. Este es uno de los últimos y lo reseñé hace unas semanas para Anika entre Libros.
http://www.edicionesb.com/catalogo/autor/john-katzenbach/147/libro/personas-desconocidas_4316.html



Título: Personas desconocidas Título Original: (By Persons Unknown, 2016) Autor: John Katzenbach Editorial: Ediciones B
Copyright:
© John Katzenbach, 2016
© Ediciones B, S.A., 2016
Traducción: Gema Moral Bartolomé Edición: 1ª Edición: Diciembre 2016 ISBN: 9788466659314 Tapa: Blanda Etiquetas: maltrato, malos tratos, familia, género negro, enfermedades mentales, policiaca, literatura estadounidense, novela, secuestros, thriller, venganza, violencia de género, desapariciones misteriosas, obsesiones, divorcio, casos sin resolver Nº de páginas: 480

Argumento:

Gabe y Marta son dos policías que han vivido días mejores (en lo profesional y en lo personal) y que ven cómo sus carreras se unen en el último intento de sus superiores por aparcarlos en un departamento de casos imposibles antes de su expulsión definitiva del cuerpo. Pero lo que iba a ser un mero dejar pasar el tiempo para ambos (y para sus superiores) se convierte en una investigación en toda regla cuando Marta descubre una posible conexión entre la desaparición de una adolescente y cuatro asesinatos sin relación aparente.


Opinión:

  Leer a Katzenbach siempre es un placer. Y lo es no solo porque su prosa es ágil, porque sabe imprimir a cada novela el ritmo que necesita, porque toca temas interesantes, porque traza personajes humanos, imperfectos y creíbles o porque sea capaz de crear tramas que convierten sus obras en auténticos page-turner. Si hay algo que me gusta de este autor por encima de todas estas bondades es su tratamiento de las supuestas víctimas, sus giros inesperados y esa doble cara que consigue darles a todos los personajes.
  Aunque en este caso la valentía de las supuestas víctimas no es tan clara como en "El hombre equivocado" o "Un final perfecto", también hay mucho de instinto de supervivencia y de salir al paso frente a todos los bofetones que la vida nos da en sus personajes. Y, en esta novela, eso ocurre no solo en las víctimas sino también en los propios investigadores del caso. Es más, me atrevería a decir que también le ocurre lo mismo a los malos.
  Si es que pueden considerase malos porque una de las cosas que más me ha gustado de esta nueva obra de Katzenbach es que hay una cierta disolución de los límites entre bondad y maldad o, si se quiere, entre lo que está bien o mal hecho. Y no es que justifique el asesinato, el secuestro o las palizas, pero sí que consigue abrir interrogantes en la cabeza del lector sobre los conceptos de justicia, moralidad, venganza, ética y protección a quienes quieres.
El autor va trenzando dos subtramas diferenciadas (la que tiene que ver con la desaparición, veinte años atrás, de una chica de trece años y las cuatro muertes, aún sin resolver, que se sucedieron en los meses siguientes y la de una traficante de drogas cuya mujer e hijo fueron asesinados y al que finalmente metieron en la cárcel por un delito menor) para ofrecernos una novela que sí, tiene sus remansos y sus momentos un poco más tranquilos pero que, en general, no da tregua al lector.
  Porque a estos casos policiales y todas sus implicaciones (y son muchas) hay que sumar las subtramas que afectan a los dos personajes principales: Gabe y Marta. Dos subtramas cuyo desarrollo ocupa los primeros capítulos de la novela (en una suerte de presentación de personajes que respeta a la perfección la estructura clásica en tres partes: presentación, nudo y desenlace) pero cuyas consecuencias se viven hasta las últimas páginas. Y es que lo que les ocurre a los dos en momentos anteriores al inicio del relato no solo marca sus vidas y su forma de ser de hoy en día sino que es el desencadenante directo de la caída de su prestigio en el cuerpo policial y continúa influyendo en las decisiones que van tomando a lo largo de la obra.
  Exponiendo este bagaje personal y gracias no solo a cómo actúan o lo que dicen sino a los retazos de pensamiento que Katzenbach nos van presentado durante la narración, el autor consigue dar muchísima profundidad a sus personajes además de, como decía al principio, convertirlos en unos antihéroes muy heroicos o, si se prefiere, en seres humanos complejos, con sus méritos y sus deméritos, sus valentías y sus cobardías, su profesionalidad y sus miedos. Es decir, seres humanos, a secas.
  No menos humanos y complejos son los personajes que tienen que ver con las subtramas que investigan Gabe y Marta. Personajes secundarios o, incluso, terciarios pero que también dan mucho que pensar al lector y que ahondan en esa idea general que transmite la obra: no hay ángeles ni diablos. Todo depende de las circunstancias. Todo depende de cómo sepas asimilar lo que te ocurre. Todo depende de la gente de la que te rodees. Todo depende de que lo que esté en juego cuando la vida reparte sus cartas.
  Y una breve (brevísima, porque ahí sí que no quiero desvelar nada a nadie) mención al final de la novela, a la resolución del caso: me ha puesto los pelos de punta. Solo de pensarlo... uf, no sé qué haría yo si me viera en esas circunstancias. Probablemente lo mismo... pero hay que verse. Me hubiera gustado algo más de profundidad en este tema (que me parece taaaan interesante) pero entiendo que adelantar la resolución comprometería el efecto sorpresa que Katzenbach ha planificado para el final de su novela y alargar la obra una vez resuelto el caso ahondando en esta cuestión dejaría un peor sabor de boca en el lector.
  Así pues, el autor vuelve a ofrecernos una novela compleja y llena de matices, que profundiza en la dualidad del ser humano y que toca la fibra más directa del lector.
    Enlace a la reseña original.
   Nos seguimos leyendo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...