sábado, 27 de mayo de 2017

"La Reina del Sur", de Arturo Pérez Reverte: una novela trepidante




Título: La reina del sur
Autor: Arturo Pérez-Reverte
Editorial: DeBolsillo
Género: novela contemporánea, intriga, aventura
Páginas: 544
Publicación: mayo 2015 (primera edición: 2002)
ISBN: 9788490626597

 «Sonó el teléfono y supo que la iban a matar. Lo supo con tanta certeza que se quedó inmóvil, la cuchilla en alto, el cabello pegado a la cara entre el vapor del agua caliente que goteaba en los azulejos. Bip-bip. Se quedó muy quieta, conteniendo el aliento como si la inmovilidad o el silencio pudieran cambiar el curso de lo que ya había ocurrido. Bip-bip. Estaba en la bañera, depilándose la pierna derecha, el agua jabonosa por la cintura, y su piel desnuda se erizó igual que si acabara de reventar el grifo del agua fría. Bip-bip. En el estéreo del dormitorio, los Tigres del Norte cantaban historias de Camelia la Tejana. La traición y el contrabando, decían, son cosas compartidas.»
   Me ha costado bastante buscar una femme fatale para complementar la correspondiente categoría de la Yincana Criminal. No es un tipo de personaje que me atraiga mucho y tampoco he encontrado en las novelas que he leído a lo largo de mi vida una mujer fatal que me ha llamado la atención. Además, no es un personaje con el que comulgue especialmente, sobre todo si nos atenemos a su definición más canónica (en la Wikipedia, por ejemplo, se habla así de este personaje tipo: "Una mujer fatal —de la expresión francesa femme fatale— es un personaje tipo, normalmente una villana que usa la sexualidad para atrapar al desventurado héroe. Se la suele representar como sexualmente insaciable. Aunque suele ser malvada, también hay mujeres fatales que en algunas historias hacen de antiheroínas e incluso de heroínas. En la actualidad, el arquetipo suele ser visto como un personaje que constantemente cruza la línea entre la bondad y la maldad, actuando sin escrúpulos sea cual sea su voluntad"). En definitiva, que no encontraba ni una historia ni un personaje que me atrajeran lo suficiente como para leer una novela que encajara en el epígrafe de esta semana. 
   Luego me acordé de esta Reina del Sur de Arturo Pérez-Reverte y me dije: "voy a probar, a ver si encaja en la categoría". Y es cierto que Teresa Mendoza no encaja en el modelo de femme fatal más tradicional pero sí que se ajusta a la configuración más moderna del personaje tipo, a eso de que actúa sin escrúpulos y se mueve constantemente en la línea que separa la bondad de la maldad. Y si no la bondad, lo que podríamos llamar normalidad.
   Sobre todo porque, hasta cierto punto, nos es presentada como una mujer a la que las circunstancias han convertido en lo que es. Tuvo la suerte o la desgracia de nacer donde nació, de tener un novio metido en el tráfico de drogas, de ir a la cárcel y conocer a otra mujer que le propondría otro negocio relacionado con las drogas... Al final la sensación que he tenido es que, bueno, la pobre mujer no tenía otro remedio que dedicarse al contrabando y al narcotráfico. Y eso... pues me ha dejado un poco a medias. Porque, sí, Teresa es una narcotraficante con todas las de la ley pero me hubiera gustado que estuviera... no sé... más convencida de ello.
   El resultado final es que una no sabe si es heroína o villana, víctima o verdugo. Y me gusta el juego, la propuesta de que todos podemos ser lo uno y lo otro depende de cómo reaccionemos a lo que nos ocurre o de cómo nos tomemos lo que nos pasa o de las decisiones que tomemos o dejemos de tomar. Pero para una protagonista de estas características con la que me topo... pues me hubiera gustado que su dibujo estuviera más definido, que fuera más fuerte y decidida, aunque en este caso fuera para mal.
   Más allá del personaje principal, me ha gustado mucho el ritmo, la estructura y la trama de la novela (incluido un giro final que yo no esperé y que le dio sentido a muchas cosas, al tiempo que dio también un vuelco a la estructura que me gustó mucho). La novela se lee muy fácilmente gracias a la prosa ágil y bien construida de Pérez-Reverte y al propio tema en sí, atractivo e interesante.
   De igual modo, también me gustó mucho el juego metaliterario, el guiño a la autoficción que se incluye: el del escritor que recoge documentación y realiza entrevistas para escribir una obra sobre Teresa Mendoza. Cambiar la perspectiva y apoyar la narración en "testimonios reales" me parece que le da un toque muy peculiar a esta novela, un toque que me ha gustado mucho.
  Este juego metaliterario también da pie a un cambio de narradores y, por lo tanto, de puntos de vista que también me ha resultado interesante. En la novela escuchamos la voz en primera persona del escritor que se documenta para construir o,  mejor, reconstruir la vida de Teresa Mendoza y los capítulos o fragmentos así presentados se van entrelazando con los narrados en tercera persona, en los que sí se nos habla de la vida de la Reina del Sur, desde un punto de vista más objetivo y alejado. Y que, además, no juzga, lo cual me ha resultado curioso teniendo en cuenta el tema de fondo que se trata en la obra.
   Y, finalmente, también me ha encantado toda la ambientación de la novela. El autor consigue que la obra sepa a México, a corridos y a narcotráfico. Y aunque es cierto que se queda con esta parte tópica del país (la que le interesa para la novela, claro está), también es verdad que levanta como pocos ante los ojos del lector un ambiente perfecto que es más que un mero escenario en el que situar la acción y que hace no solo que la novela se lea mejor o sea más realista, sino que logra que casi casi se viva, se escuche y se huela.
    En definitiva, Pérez-Reverte nos ofrece una gran novela, interesante y bien tramada, ambientada de una forma excepcional y con un personaje principal que despierta muchas preguntas y reflexiones en el lector.
     Nos seguimos leyendo.
   Incluyo este libro en los siguientes retos:
  •  Reto 100 libros27/100
  •  Reto 25 españoles16/25
  •  Reto Olvidados: 7
  •  Reto Leemos en Digital: 7/12

lunes, 22 de mayo de 2017

"La chica que dejaste atrás", de Jojo Moyes: una novela llena de Historia e historias



Título: La chica que dejaste atrás
Autora: Jojo Moyes
Editorial: Suma de letras
Género: novela contemporánea, histórica, romance
Páginas: 520
Publicación: marzo 2017
ISBN: 9788491291404

  En 1916 el artista francés Édouard Lefèvre ha de dejar a su mujer, Sophie, para luchar en el frente. Cuando su ciudad cae en manos de los alemanes, ella se ve forzada a acoger a los oficiales que cada noche llegan al hotel que regenta. Y desde el momento en que el nuevo comandante posa su mirada en el retrato que Édouard pintó a su esposa nace en él una oscura obsesión que obligará a Sophie a arriesgarlo todo y tomar una terrible decisión.
  Casi un siglo más tarde, el retrato de Sophie llega a manos de Liv Halston como regalo de boda de su marido poco antes de su repentina muerte. Su belleza le recuerda su corta historia de amor. Pero cuando un encuentro casual revela el verdadero valor de la obra, comienza la batalla por su turbulenta historia, una historia que está a punto de resurgir, arrastrando con ella la vida de Liv.
   Tenía muchas ganas de estrenarme con esta autora de la que tantas cosas buenas he leído pero aún tengo aparcados en la estantería esperando turno Yo antes de ti y Después de ti (aunque después de leer La chica que dejaste atrás, estoy deseando que llegue el veranito para ponerme con ellos). Por eso, cuando vi que varios blogs (entre los que se encontraba Adivina quién lee, que es en el que me tocó) organizaban un sorteo+lectura conjunta de este libro, no me lo pensé. Tuve suerte, me tocó uno de los ejemplares sorteados y así es cómo he llegado a conocer a estas dos mujeres que me han robado el corazón (bueno, en realidad, son tres mujeres: los dos personajes centrales y la propia autora).
    Aunque he de confesar algo: al principio, la novela no me gustó demasiado. No es que no me gustara... es que me recordaba demasiado a El ruiseñor. Aunque la ambientación fuera diferente (I Guerra Mundial aquí, II Guerra Mundial en la novela de Kristin Hannah), la historia me parecía demasiado similar, y me costó empatizar con una Sophie que me recordaba mucho a las dos hermanas de El ruiseñor. Pero, poco a poco, la personalidad de Sophie, los riesgos que corría, sus dudas, su amor por su marido y, sobre todo, el hecho de que tuviera que enfrentarse a todo el pueblo me fueron cautivando y pronto me sentí atrapada por su historia. Y justo cuando más enganchada estaba a ella y más fea se ponía la cosa... la pierdo de vista.
    Y entonces, ya engolosinada por el estilo de Jojo Moyes, por su manera de crear y presentar a personajes reales, fuertes y humanos, descubrí a Liv, otra mujer que tenía mucho que contar. Liv no está pasando por un buen momento: no ha superado la muerte prematura de su marido y tampoco le va bien en lo laboral. Conoce a un chico con el que le apetece estar por primera vez en mucho tiempo pero el destino caprichoso jugará con su relación.
    El nexo de unión entre ambas mujeres es un cuadro pintado por el marido de Sophie que ahora posee Liv y del que no quiere desprenderse por nada del mundo: la fuerza que transmite esa imagen inspiran y dan fuerza a Liv.
    Durante esta parte narrada en tercera persona, situada en el presente y cuya protagonista es Liv (y más extensa que la primera) aún escuchamos, de vez en cuando la voz de Sophie contándonos en primera persona qué le ocurrió, así que su personaje no es abandonado en ningún momento de la trama y es importante hasta el final.
    Además de la historia de amor (en realidad, de las historias de amor) que se encierran en esta novela, me ha gustado, como he dicho al principio, la fuerza de los personajes y, también, la ambientación histórica y el trasfondo de toda la novela: las tropelías que se cometen en tiempos de guerra (tropelías... o delitos, no hay que poner paños calientes a lo que lo es), los abusos de poder, la crueldad, la desconfianza y los robos de obras de arte y la lucha de sus legítimos dueños por su restitución en la actualidad (y también, de pasada, las razones últimas por las que algunos de esos dueños quiere recuperar esas obras de arte, no siempre sentimentales o justas).
    De igual modo, también me ha gustado que, aunque sea de forma tangencial, Moyes nos hable en esta novela de solidaridad, de los lazos que unen a las personas, de hermandad, de amistad y de arquitectura. Creo que, todos juntos, estos temas consiguen dibujar una realidad muy agradable para el lector al tiempo que abren la puerta a la reflexión sobre el ser humano y el mundo en el que vivivimos.
    Así pues, mi primer acercamiento a Jojo Moyes no ha podido ser más satisfactorio. Seguiré probando porque quiero descubrir más de sus historias y más de sus personajes. Y más de ese estilo sencillo pero cuidado que arma tramas la mar de interesantes que atrapan casi sin que te des cuenta.
     Nos seguimos leyendo.
  Agradezco a Adivina quién lee que organizase el sorteo en el que me tocó este libro y a Suma de letras que me enviara un ejemplar para su lectura.
   Incluyo este libro en los siguientes retos:
  •  Reto 100 libros30/100
  •  Reto Genérico: 21 (1/3 amorosos)/40

sábado, 20 de mayo de 2017

"La playa de los ahogados", de Domingo Villar: una novela policíaca canónica muy interesante

http://www.siruela.com/catalogo.php?id_libro=2825&completa=S



Título: La playa de los ahogados
Autor: Domingo Villar
Editorial: Siruela
Género: novela policíaca, intriga
Páginas: 448
Publicación: 2009
ISBN: 978-84-16465-03-3

  Un marinero ahogado en la costa gallega.
   Un pueblo que calla.
   Un misterio por resolver…
   Una mañana, el cadáver de un marinero es arrastrado por la marea hasta la orilla de una playa gallega. Si no tuviese las manos atadas, Justo Castelo sería otro de los hijos del mar que ­encontró su tumba entre las aguas mientras faenaba. Sin testigos ni rastro de la embarcación del fallecido, el lacónico inspector Leo Caldas se sumerge en el ambiente marinero del pueblo, tratando de esclarecer el crimen entre hombres y mujeres que se resisten a desvelar sus sospechas y que, cuando se deciden a hablar, apuntan en una dirección demasiado ­insólita.
   Un asunto brumoso para Caldas, que atraviesa días difíciles: el único hermano de su padre está gravemente enfermo y su colaboración radiofónica en Onda Vigo se está volviendo insoportable. Tampoco facilita las cosas el carácter impulsivo de Rafael Estévez, su ayudante aragonés, que no acaba de adaptarse a la forma de ser del inspector.
   Tenía pendiente de leer esta novela desde poco después de que saliera a la venta, allá por 2009, pero por hache o por be (y no por falta de ganas) la he ido dejando y dejando y dejando. El estreno en 2015 de la película basada en la novela, protagonizada por Carmelo Gómez (actor que me encanta), volvió a incrementar mis ganas de leer esta novela pero no ha sido hasta que vi que la Yincana Criminal pedía una novela cuya acción transcurra en un ambiente rural cuando le he dado el empujón definitivo. Una vez leída la novela, comento mis impresiones sobre ella.
     Lo primero que he de decir es que no ha defraudado mis expectativas. La playa de los ahogados en una novela policíaca bastante canónica, con su asesinato por resolver y su pareja de investigadores. También el desarrollo es lineal y la resolución final también entra dentro de los cánones del género. Así pues, los amantes de la novela policíaca más tradicional (la que sabe más a género negro que a thriller) estarán encantados con ella.
    Y como toda novela policíaca que se precie, tiene un protagonista tremendamente atractivo, en este caso, no porque haga locuras o se salte todos los procedimientos y normas sociales (como hemos visto en otras obras del género) sino que se gana al lector por su sobriedad y su carácter reflexivo. Leo Caldas es uno de esos personajes a los que es fácil imaginar y recrear y con los que apetece pasar tiempo, así que seguiré leyendo tanto el libro anterior (Ojos de agua) como Cruces de piedra, la tercera entrega protagonizada por él.
    Camina al lado de Caldas su ayudante Rafael Estévez, contrapunto en casi todos los sentidos de Caldas, lo que convierte a esta pareja en un elemento que funciona muy bien dentro de la novela, sin salirse, nuevamente, de los cánones del género. Iracundo e impulsivo, Estévez es lo opuesto a Caldas y, además, añade el punto si no humorístico, sí gracioso de la novela.
    No son tan canónicos los dos elementos de la novela de los que voy a hablar ahora. Por un lado, el paisaje. Es cierto que cada vez estamos acostumbrados a la novela negra que se desarrolla en ambientes rurales o naturales pero creo que no había leído hasta ahora ninguna en la que el peso de lo marítimo fuera tan importante. La playa de los ahogados sabe a Galicia por los cuatro costados y a uno de sus oficios más tradicionales: la pesca. Creo que Villar consigue engarzar el guiño a las costumbres y los modos de hacer de los marineros y pescadores con una intriga policíaca que mantiene el interés hasta el final. Y me ha resultado muy interesante el acercamiento a este mundo tan desconocido para mí.
    El segundo elemento novedoso (y que me ha encantado) es la apertura de todos los capítulos con la definición de una palabra que será importante para lo que ocurre en sus páginas. Me ha resultado una forma muy agradable de entrar en cada nuevo capítulo y me ha gustado mucho el guiño lingüístico y, hasta cierto punto, metaliterario, por cuanto la inclusión de varias de las acepciones de una sola palabra me ha hecho pensar en el quehacer literario, en la búsqueda del significado más preciso y en lo sugerentes que pueden llegar a ser las palabras por sí mismas, sin arropos ni compañías, en la sólida desnudez de su puro (o sus puros) significado.
  Y, obviamente, como periodista y ex trabajadora de la radio, me ha encantado todo lo que tiene que ver con el programa en el que colabora Caldas, tanto la parafernalia que hasta cierto punto se critica en la obra (las sintonías, el engolamiento de la voz, la presentación exagerada de ciertos personajes) como el reconocimiento, el cariño y las reacciones que las personas con las que se va topando en la investigación muestran a Caldas cuando descubren que es el Patrullero de las Ondas.
     Nos seguimos leyendo.

   Incluyo este libro en los siguientes retos:
  • Reto 100 libros: 29/100
  • Reto 25 españoles: 17/25
  • Reto Olvidados: 8
  • Reto Leemos en Digital: 8/12

viernes, 12 de mayo de 2017

"Operación dulce", de Ian McEwan: una novela sorprendente




Título: Operación dulce
Autor: Ian McEwan
Editorial: Anagrama
Género: novela, intriga, espías
Páginas: 400
Publicación: octubre 2013
ISBN: 9788433978745

  Inglaterra, 1972. En plena Guerra Fría la joven estudiante Serena Frome es reclutada en Cambridge por el MI5. Su misión: crear una fundación para ayudar a novelistas prometedores, pero cuya verdadera finalidad es generar propaganda anticomunista. Y en su vida dominada por el engaño entra Tom Healy, joven escritor del que acabará enamorándose. Hasta que llega el momento en que tiene que decidir si seguir con su mentira o contarle la verdad... Esta deslumbrante narración atrapa y sorprende al lector con sucesivas vueltas de tuerca en las que realidad y ficción se funden y confunden. Con extraordinaria sutileza psicológica, una trama trepidante y momentos de fina ironía, Ian McEwan demuestra una vez más que es un maestro consumado del arte de la novela.
  «Una novela que es una enorme y maravillosa muñeca rusa... Es una novela irónica y una novela de ideas, pero a diferencia de otros libros de ese estilo, es también intensamente emocionante» (Julie Myerson, The Observer).
  «De una agudeza absoluta... Una novela sublime» (Lucy Kellaway, The Financial Times).
  «Extremadamente inteligente. Es, de lejos, su libro más jovial» (Kurt Andersen, The New York Times Book Review).
   Este es uno de esos libros que te dejan con la boca abierta. Uno de esos libros con los que hay que tener paciencia y esperar hasta el final (pero el final... final de verdad) para apreciarlo en todo su esplendor (y todo su humor). Confieso que al principio se me hizo lento y que no acababa de entender a qué venía el alboroto de los comentarios que figuraban en la contraportada (y que he reproducido en la sinopsis). ¿Lúdico? ¿Divertido? ¿Muñecas rusas? ¿Traiciones? De verdad que no lo veía por ninguna parte. Pero, ya digo, hay que se perseverante y, al final, obtienes tu recompensa.
   Y he de decir que es una recompensa muy muy gratificante. Cuando lees el último capítulo y descubres la verdad de lo que has estado leyendo (que poco tiene que ver con lo que crees que has estado leyendo) el primer sentimiento es de sorpresa. Pero nada más reponerte de la incredulidad, empiezas a ver toooodo lo que has leído desde la perspectiva que te ofrece este capítulo final y entonces... ¡ocurre la magia! Y entonces sí descubres el humor, los juegos que el autor ha querido incluir, se aclaran algunas cosillas que me habían chirriado un poco a lo largo del relato y hasta eres capaz de encontrar el final de la historia, que no aparece explícitamente en ella.
    La verdad es que es el final lo que convierte esta novela en magistral, en un juego divertidísimo y en una auténtica prueba de inteligencia e ingenio. 
   Ya antes de ese final, me habían gustado mucho (muchísimo) los guiños metaliterarios que se incluye en la obra. El hecho de que la protagonista se enamore de un escritor da pie a todo tipo de juegos metaliterarios, desde la historia dentro de la historia (en varios momentos se da cuenta de relatos escritos por el personaje) hasta el gran ardid final, pasando por diferentes reflexiones sobre el proceso de escritura, la recepción de una obra, el mundo literario o los premios.
    Y también reside en la novela una reflexión mucho más profunda: la de la literatura como agente transformador de la sociedad y su ideología y la de, por tanto, las manipulaciones (conscientes o inconscientes) que se pueden llevar a cabo a través de la literatura.
    Porque si de algo habla este libro (además de literatura y de amor) es de ideología. Y de espionaje (de ahí que lo incluya en la Yincana Criminal esta semana). Hay muchísimo contenido que tiene que ver con la situación del mundo en los años 70, con la mentalidad de la época, la Guerra Fría, los acontecimientos políticos que tuvieron lugar en aquellos años, el IRA y el comunismo.
   También me ha interesado mucho, aunque se toque solo de forma tangencial, el tema de la mujer en el espionaje y, más en este caso, de un mujer que es inteligente y también hermosa. Hay una cierta crítica a la visión patriarcal del mundo (según la cual las mujeres dan más problemas de los que ayudan a resolver) y varias referencias a las labores que las mujeres desempeñaban y por qué realizaban esas y no otras. Y digo "cierta" crítica porque, al final, tampoco el autor se moja demasiado y, creo yo, se limita a poner ante nuestros ojos una serie de hechos que luego el lector juzgará.
  Y acabo con mi confesión final: si me quedé en el libro hasta el final no fue por la historia (el tema de los espías no empieza hasta que llevas leído una cuarta parte de la novela, y el del escritor, hasta casi la mitad), ni por el tema ni por las reflexiones. Me quedé simple y llanamente porque me gustaba cómo escribía McEwan, un autor al que no había leído hasta ahora pero por el que seguiré apostando. Su prosa elegante y fluida, su estilo particular y su manera de ver el mundo me gustaron tanto como para no dejar el libro a la mitad. ¡Y menos mal que no lo hice!
    Así pues, he descubierto con este Operación dulce a un autor que seguiré leyendo y, sobre todo, una manera de contar y de tramar que no olvidaré jamás. 
     Nos seguimos leyendo.

miércoles, 10 de mayo de 2017

"Candela y el rey de papel", de Reyes Martínez: viaje a un lugar mágico

 Hoy traigo hasta el blog la reseña de un libro que reseñé hace unas semanas para Anika entre Libros y que me encantó. No me esperaba entrar en un mundo tan lleno de magia y reflexiones, así que quedé encantada con lo que leí. Aquí van mis impresiones.



http://www.editorialbambu.com/es/libro/candela-y-el-rey-de-papel_80070235/ Título: Candela y el rey de papel Título Original: (Candela y el rey de papel, 2016) Autor: Reyes Martínez Editorial: Bambú Colección: Jóvenes lectores
Copyright:
© Reyes Martínez, 2016
© Mercé López, por las ilustraciones, 2016
© Editorial Casals, S.A., 2016
Ilustraciones: B/N Edición: 1ª Edición: Julio 2016 ISBN: 9788483434314 Tapa: Blanda Etiquetas: literatura infantil, 8 años, 9 años, 10 años, 11 años, papiroflexia, origami, reyes, castillos, aventuras, fantasía, literatura española, libros ilustrados Nº de páginas: 136

Argumento:

  Candela visita el Museo de Ciencias junto a sus amigos y descubre que allí exponen una muestra muy particular hecha con figuras de origami. Se sentirá fascinada por todo lo que ve sala tras sala hasta el punto de vivir una aventura hecha de papel. Y es que cuando caiga en el castillo de papiroflexia más imponente de la historia conocerá al rey de papel, al tiempo que descubrirá que hay otros mundos en nuestro mundo.

Opinión:

  Me ha encantado esta novela para jóvenes lectores tan llena de la magia del origami, de aventuras, de amistad, de misterio, de fantasía y de amor por los libros. La portada me atrajo desde el primer momento y descubrir la historia que se escondía entre sus páginas ha sido para mí un viaje fascinante.
 Candela es la protagonista de esta obra, una niña curiosa y decidida que se sabe diferente a los demás. Ya en una ocasión vivió una aventura que ha despertado su fama de rara (una aventura contada en la novela anterior a esta, "Candela y el misterio de la puerta entreabierta") y por eso ahora, mientras ve sombras extrañas al visitar una muestra de origami, prefiere no decir nada a sus amigos. Pero las cosas que tienen que suceder acaban ocurriendo sí o sí, por mucho que una mire para otro lado para no ver lo que ha de ver, así que, por azares del destino, se verá inmersa en el mundo de papel de la exposición.
  Una vez iniciada la trama que tiene que ver con el rey de papel, Candela tendrá que adaptarse a ese nuevo universo en el que también es una extraña (puesto que ella sigue siendo de carne y hueso; "hinchada", la llaman sus amigos y familiares de papel) y del que sabe tan poco. Así, irá descubriendo las peculiaridades de ese mundo en dos dimensiones, tan delicado y tan especial.
  Junto a sus amigos, vivirá una serie de aventuras, en una estructura clásica que recuerda mucho a la del viaje del héroe (Candela ha de internarse en lo más profundo del Bosque Deambulante para pedir ayuda al rey de papel, un trayecto que cambiará su forma de ver el mundo, de ver a sus amigos y de verse a sí misma) y que está narrada con un ritmo muy acertado para mantener en vilo a los lectores que se acerquen a la obra.
  No menos acertados son algunos de los temas sobre los que se puede reflexionar y debatir, como la amistad y lo que implica, lo diferente y su aceptación, los gustos personales, el valor y la valentía, el esfuerzo o las maravillas que se pueden hacer doblando el papel de un modo determinado.
Además, Candela es un ejemplo de heroína. Sin dejar de ser una niña y, por lo tanto, un poco inconsciente en determinados momentos, es un ejemplo de coraje, de valentía, de curiosidad, de fuerza, de inteligencia y de no rendirse nunca, ni aun cuando los problemas que nos acosan nos parezcan gigantes.
  Me ha encantado entrar en este mundo de papel tan peculiar, descubrir a esta Candela valiente y optimista (ojalá hubiera muchas como ellas) y me he enamorado el guiño metaliterario final con esos libros sin concluir, esos ejemplares con las páginas en blanco, de los que tantas lecturas (literales y metafóricas) se pueden hacer.
   Enlace a la reseña original.
   Nos seguimos leyendo.


lunes, 8 de mayo de 2017

"La chica danesa", de David Ebershoff: una historia que da mucho que pensar

http://www.anagrama-ed.es/libro/panorama-de-narrativas/la-chica-danesa/9788433969378/PN_477


Título: La chica danesa
Autor: David Ebershoff
Editorial: Anagrama
Género: novela contemporánea
Páginas: 347
Publicación: 18/04/2006
ISBN: 9788433969378

 Copenhague, en 1925. Greta y Einar son una pareja de jóvenes pintores. Ella es conocida, sobre todo, por sus delicados, sugestivos retratos de mujeres. Pero aquella tarde, la modelo no ha venido. Y Greta le pregunta a Einar si por una vez, para que ella pueda terminar la parte de abajo de un cuadro, él se pondría un par de medias de seda, se calzaría unos zapatos de tacón, acaso también un vestido que le permitiera acabar de pintar los pliegues de la falda. Einar acepta, y el instante en que la seda del vestido se desliza por su cuerpo supone una revelación, el momento de la sensación más verdadera, como cuando se sumerge en el mar en verano. Pero el océano de esta zambullida, que ya no tendrá vuelta atrás, es un mundo de sueños, el sueño por ser Otro. Y así, acompañado por Greta -porque ambos habitan ese oscuro espacio secreto entre dos personas que constituye un matrimonio-, Einar recorrerá un arduo camino al final del cual se encuentra una mujer llamada Lily Elbe, que fue Einar, y que ahora es una chica danesa.
   ¡Menudos debates ha generado este libro en las reuniones del club de lectura! Claro que no es para menos: que el punto de partida sea un matrimonio en el que el hombre descubre que le gustaría ser mujer (y, encima, gracias a su esposa)... no es para menos. ¿Qué haríamos si estuviéramos en el lugar de Greta? ¿Y en el de Einar/Lily? Lo dicho, los debates han sido numerosos... e intensos.   
    No nos hemos puesto de acuerdo en las reflexiones (y las discusiones) que ha suscitado el contenido del libro, ni tampoco en el estilo del libro. A algunas de las chicas del club les parecía demasiado lento... y es verdad que Ebershoff utiliza un lenguaje bastante pictórico, quiero que pensar que en un intento de asociar la lectura a la profesión de los personajes principales: pintores. Pero también es verdad que ese estilo preciosista ralentiza la acción y, en el fondo, a veces he tenido la sensación de que se quedaba en la superficie del detalle y no entraba en la psique de los personajes, uno de los puntos más importantes (para mí) de la novela.

  De hecho, otro de los peros que le hemos puesto es que a veces los personajes nos han resultado un poco fríos. No sabemos si por la cultura que representan, tan diferente a la española, o por el dibujo que nos hace de ellos el autor o porque conscientemente quiere mantener cierta ambigüedad pero lo cierto es que nos hubiera gustado algo más de análisis de las emociones y reacciones que suscita un caso así.
    En la nota final, el autor aclara que tampoco se trata de una biografía del primer transgénero conocido en la historia, sino que simplemente es una recreación de lo que podría haber sido la vida en ese matrimonio tan peculiar. Leyéndola, hemos querido pensar que esa ambigüedad o ese no querer entrar en según qué temas o emociones está conscientemente planteado por el autor e, incluso (quizá) justificado. Así es el lector el que debe rellenar esos huecos, vestir con las emociones (e, invitablemente, con la ideología) propias a los personajes e imaginar qué sentirían si se vieran en su piel.
   Y no es fácil. Es un tema tan controvertido que afecta tan directamente a tu forma de entender tantas cosas (la relación de pareja, la sexualidad, la amistad, la convivencia...) que, ya digo, hemos debatido mucho (pero que mucho) sobre cómo nos sentiríamos, reaccionaríamos y actuaríamos si nos viéramos en un caso así, tanto por parte de Einar/Lily como por parte de Greta.
    No nos ha dado tiempo a ver la película en el club pero quienes la han visto nos han contado que el libro profundiza mucho más en los personajes y que, por lo tanto, la peli se queda un poco corta respecto a la novela. Pero que merece la pena verla aunque solo por la magistral actuación de Eddie Redmayne. Así que tomo nota.   
     Nos seguimos leyendo.
   Incluyo este libro en los siguientes retos:
  •  Reto 100 libros: 16/100
  •  Reto Genérico: 14 (3/5 narrativa contemporánea)/40
  •  Reto Olvidados: 5
  •  Reto Autores de la A a la Z: E 11/25

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...