viernes, 8 de septiembre de 2017

"No soy un monstruo", de Carme Chaparro: una absorbente lectura sobre la pederastia y el periodismo

  No soy mucho de leer libros escritos por gente de la tele porque ya llevo unos cuantos descantos, pero tengo una debilidad especial por Carme Chaparro desde hace tiempo, así que me decidí a reseñarlo para Anika entre Libros hace unos meses y hoy traigo hasta el blog mis impresiones.
https://www.planetadelibros.com/libro-no-soy-un-monstruo/221101

Título: No soy un monstruo
Título Original: (No soy un monstruo, 2017)
Autor: Carme Chaparro
Editorial: Espasa Colección: Espasa Narrativa


Copyright:
© Carme Chaparro Martínez, 2017
© Espasa Libros, S.L.U., 2017
Edición: 1ª Edición: Marzo 2017
ISBN: 9788467048964
Tapa: Dura
Etiquetas: asesinos en serie, detectives, género negro, misterio, policiaca, intriga, libros premiados, literatura española, metaliteratura, novela, pederastia, pedofilia, periodismo, secuestros, televisión, thriller, suspense, discriminación sexual, hackers, víctimas, pederastas, investigación criminal, proyecto NeuroQWERTY
Nº de páginas: 336


Argumento:

  La vida de la inspectora Ana Arén da un vuelco cuando un niño desaparece de un centro comercial. Ya ocurrió lo mismo dos años antes y aquel primer niño aún sigue sin aparecer. Por eso luchará con todas sus fuerzas y su empeño para que la historia no se vuelva a repetir.
Premio Primavera de Novela 2017


Opinión:


  Este es el típico libro que, en cuanto lees el título, ya sabes que te va a mentir. O, si no te miente, te hace reflexionar sobre todas esas veces en las que tratamos de justificar lo injustificable, en las que no nos vemos a nosotros mismos como realmente son o en los que estamos rodeados por un ambiente tan depravado que lo nuestro nos parece poco comparado con lo de los demás. Y, la verdad, un poco de todo ello hay en esta novela de Carme Chaparro, ganadora del Premio Primavera de Novela 2017.
  Porque la autora nos pone, ya desde la primera página de su obra, frente a frente con alguien que busca un niño que secuestrar, lo que consigue que te metas en la historia desde el primer primerísimo momento. Además, te obliga a pensar en opciones y, dadas las noticias que vemos un día sí y otro también, tus suposiciones sobre para qué puede querer al niño no son nada agradables.
  El resultado es un desasosiego y una sensación general de náusea que se mantienen durante todo la novela. Es más, diría que se acentúan al final, cuando se descubre quién esa voz y, sobre todo, cuáles son sus motivos para hacer lo que hizo.
  Desde que soy madre, las noticias que afectan a los niños me sacuden por dentro de manera especial y así me ha ocurrido también con este libro en el que se nos presenta a los niños como víctimas, en muchas casos, de los adultos. Víctimas sexuales, víctimas mortales... pero también víctimas del desamor o de la desatención o del egoísmo.
Siendo periodista, está claro que me iba a gustar el entorno televisivo en el que se desenvuelve la trama, más sabiendo que se trata de un medio que la autora conoce al dedillo. Pero no por conocerlo o por estar dentro del entorno lo protege, sino que indaga en su cara más oscura, en la más zafia, en la más ruin.
   Una ruindad que alcanza a algunos de los personajes de la novela. Personajes que, en general, están muy bien trazados e interesan por sí mismos, más allá del papel que desempeñan en la trama principal. En este sentido, me parece que el premio gordo se lo lleva (como, por otra parte, no podía ser de otra manera), la inspectora Arén, cuya trayectoria vital vamos conociendo a lo largo de la obra con bastante profundidad.
  De Ana Arén me ha gustado su fuerza, su entrega y el hecho de que Chaparro la utilice para hablar de la desigualdad de géneros y sobre lo complicado que es para una mujer abrirse camino en un mundo de hombres.
Si los personajes son interesantes, no lo son menos los temas que se abordan en la novela. Desde la maternidad, hasta el desempeño de una profesión; desde la amistad, hasta las relaciones de pareja; desde la importancia de nuestros padres hasta las relaciones que establecemos con nuestros vecinos; desde la entrega a los demás hasta el egoísmo más despreciable; todos ellos van desfilando por las páginas de una novela que tampoco se pierde en análisis o reflexiones sino que va mostrando escenas y dejando cabos que el lector tendrá que ir comprendiendo y atando.
  Y, por supuesto, el gran tema que subyace en toda la obra: la pederastia. En este sentido, me ha resultado muy interesante todo lo que Chaparro cuenta sobre el proyecto NeuroQWERTY y las implicaciones que tiene para la investigación científica y criminal. Solo le pongo una pequeña pega y es que me ha dado la sensación de que explica en demasiadas ocasiones en qué consiste y, al final, se hace un poco pesado.
  Además de las reflexiones y los personajes, el tercer punto fuerte de la novela es su trama, cómo la autora va dosificando la información, cómo va haciendo avanzar el caso al tiempo que nos va contando las vidas de los personajes principales y cómo va manteniendo la intriga y el ritmo necesarios para que la novela se lea casi casi de un tirón.
  Un ritmo de lectura rápido al que también contribuyen la longitud de los capítulos, la sucesión de los acontecimientos y la alternancia de voces narrativas que, ya sea desde la primera persona narrativa o desde la tercera, nos van permitiendo cambiar el foco e ir pasando a través de los diferentes puntos de vista que nos ofrecen en la novela, lo que enriquece mucho la lectura.
  En definitiva, una obra muy entretenida y bien construida, que trata temas interesantísimos y que tiene un personaje principal, Ana Arén, que me encantaría que tuviera continuidad en otras novelas.
    Enlace a la reseña original.
   Nos seguimos leyendo.

miércoles, 6 de septiembre de 2017

"El día que el mundo amaneció al revés", de Eva Moreno y Cristina Picazo: una divertida historia llena de reflexiones

 http://www.boolino.es/es/libros-cuentos/sigue-tus-suenos/.

Título: El día que el mundo amaneció al revés
Autora: Eva Moreno Villalba
Ilustradora: Cristina Picazo
Editorial: B de Blok
Género: LIJ, novela, aventuras, intriga
Páginas: 120
Publicación: 2016
ISBN: 9788416712236

  La novela ganadora del segundo Premio Boolino de Literatura Infantil. Berto y sus amigos intentan averiguar por qué, de la noche a la mañana, sus padres y todos los demás adultos se comportan como si tuvieran tres años. O más bien, como si se hubieran vuelto totalmente locos. ¿Tendrá algo que ver el extraño humo rosa que sale de la chimenea de la fábrica de juguetes? Con las calles convertidas en campos de batalla, ellos emprenden una aventura llena de peligros y diversión a partes iguales. Y mientras tanto, la persona que está secuestrando a los niños de la ciudad acecha.
   ¡Qué divertido me ha parecido este libro! Divertido... pero también con su mensaje y sus reflexiones. Voy por partes.
     Lo primero que llama la atención, como he dicho, es el humor. Eva Moreno nos presenta aquí la historia de unos niños que ven cómo una mañana el mundo amanece al revés y los padres se comportan como niños. Así que ver a los mayores infantilizados es bastante divertido (y más para un niño) y esta tónica se mantiene durante toda la novela y da bastante juego (y se le puede sacar bastante chicha si hablamos de ello con los lectores).
     Pero a ojos de un adulto, además del puntito divertido me ha dado la sensación de que este ambiente caótico también tiene algo de postapocalíptico, aunque no sea en plan zombi sino en plan infantil. ¿Qué pasaría si todos volviéramos a ser niños y no hubiera nadie que se comportara como adulto? O, dicho de otro modo, ¿qué hacen los adultos que podamos echar de menos? Es un tema que se plantea a lo largo de toda la obra y que me parece fundamental hablar con los niños: sí, vale, los mayores somos unos pesados que siempre estamos diciéndoles lo que hay que hacer y lo que no... pero ¿qué pasaría si no fuera así? En la novela se muestran algunos escenarios en este sentido pero (y esto pensando, cómo no, en un club de lectura infantil) a los niños se les podría invitar a pensar en más, a añadir una escena a la novela en la que se desarrolle más este aspecto, a que hicieran una lista de pros y contras de un mundo sin adultos y, por supuesto, a reflexionar sobre el tema que subyace aquí: los límites. ¿Podemos vivir sin límites? ¿Podemos convivir sin leyes?
   Otro de los grandes temas que plantea esta novela, llena de aventuras y de intriga, es el poder del dinero y el peligro de los avariciosos. ¿Qué puede llegar a hacer alguien por ganar dinero? Me parece que la trama que presenta la  obra en este sentido puede ayudarnos a hablar con los lectores de la avaricia, de la obsesión de determinadas personas por amasar dinero a costa de lo que sea y de los límites de lo moral y éticamente correcto.
    También, y relacionado con esta parte de la trama, se puede hacer pensar a los niños en el consumismo, el márketing, las necesidades que nos crea el sistema y que, en realidad, son falsas; la sociedad de consumo y de la sobreabundancia.
     Por oposición (y también porque es un tema que plantea una de las niñas protagonista), se les puede invitar a pensar sobre un sistema más sostenible, qué podemos hacer para proteger al planeta o qué pasa con quienes no tienen tanto dinero como para vivir en esa sobreabundancia que propugna el consumismo. Asimismo, también se toca, aunque sea tangencialmente, el tema de la crisis económica y social de los últimos años, asunto que también es interesante hacer ver a los más pequeños.
    Todo ello junto a otros temas secundarios pero también de interés, como la valentía, la justicia, la responsabilidad, la amistad, el trabajo en equipo, la solidaridad...
     Me he ido directamente a los temas de fondo porque me ha gustado mucho que un libro mezcle la diversión con la reflexión, pero hay que decir también que el ritmo de la obra es muy bueno, que no decae en ningún momento, que la intriga se mantiene durante todas sus páginas y que está muy bien dosificada y que la sucesión de aventuras (y la mezcla con la reflexión -o la invitación a la reflexión- y el humor) está muy lograda.
    En definitiva, una obra amena y divertida a la que se le puede sacar muy juego y digna ganadora del Premio Boolino 2016.
  Nos seguimos leyendo.    
           http://www.boolino.es/es/libros-cuentos/los-superpreguntones-cuestiones-peliagudas/
http://www.boolinobookbox.es/#tienda-info?promo=juntandomasletr&utm_source=juntandomasletr&utm_medium=blog

domingo, 3 de septiembre de 2017

Soy una #Yincanera

 Tras participar en las primera Yincana Criminal, en la Yincana Histórica y en la segunda Yincana Criminal (todas ellas organizadas por Kayena: Negro sobre Blanco y De tinta en vena), no puedo negar que yo también soy Yincanera. Así que no podía por menos que unirme a esta nueva iniciativa que nos proponen los blogs organizadores.
   Si tú también tienes alma de yincanera, échale un ojo los post de Kayena y Carmina y mira a ver si te animas (¡la primera propuesta es imposible de rechazar!).
   Yo, como mandan los cánones y las bases de la iniciativa, iré enlazando las reseñas que publique dentro de esta propuesta a continuación.
   Nos seguimos leyendo.

sábado, 2 de septiembre de 2017

Balance julio y agosto y #RetoSeptiembre17

  Al final julio fue lo que esperaba (en lo lector, que en lo demás fue genial): pensaba que no trabajaría por la tarde pero al final cambiamos de horario el taller de Libro Escultura que impartí trabajé por la mañana y por la tarde. Así que entre eso y la boda... pensé que no hacía falta ni hacer balance mensual. He preferido hacer ahora un balance bimensual que queda así:
  1. Acabé Persiguiendo a Silvia, de Elisabeth Benavent (me faltaban 345 páginas)
  2. Y leí el final de la bilogía: Encontrando a Silvia, de Elisabeth Benavent (352 páginas)
  3. Princesas Dragón. Criaturas Mágicas, de Pedro Mañas (46 páginas)
  4. Princesas Dragón. Rumbo a Nánabu, de Pedro Mañas (46 páginas)
  5. Elegida por la luna, de P. D. Cast (624 páginas)
  6. Un mal nombre (Dos amigas#2), de Elena Ferrante (560 páginas)
  7. y también Las deudas del cuerpo (Dos amigas#3), de Elena Ferrante (480 páginas)
  8. La noche que Frankestein leyó el Quijote, de Santiago Posteguillo (240 páginas)
  9. El mal camino, de José Vicente Alfaro (432 páginas)
  10. Retrato en sangre, de John Katzenbach (576 páginas)
  11. Pederastas, de Alberto Vázquez Figueroa (336 páginas)
  12. El laberinto del hindú, de José Vicente Alfaro (497 páginas)
  13. Un café a las seis, de Pilar Muñoz Álamo (181 páginas)
  14. Platero y yo, de Juan Ramón Jiménez (200 páginas)
  15. Cuando aparecen los hombres, de Marian Izaguirre (392 páginas)
  16. El día que el mundo amaneció al revés, de Eva Moreno (120 páginas)
  17. El mapa de las prendas que amé, de Elvira Seminara, para Anika entre Libros (200 páginas)
  18. Y  me ha dado tiempo también a avanzar bastante en La niña perdida (Dos amigas#4), de Elena Ferrante (llevo 435 páginas)

  No sé qué tal se dará septiembre porque por fin llega el día de la boda y sé que voy a pasar días enternos sin leer pero aún así quiero:
  1. Acabar La niña perdida (Dos amigas#4), de Elena Ferrante (me faltan 109 páginas)
  2. Leer Bis, de Jorge Gómez Soto y David Fernández Sifres,  para Anika entre Libros (120 páginas)
  3. Fuera de burbuja, de Belén Gopegui, también para Anika entre libros (192 páginas)
  4. Mentira, de Care Santostambién para Anika entre libros (252 páginas)
  5. Verdad, de Care Santostambién para Anika entre libros (268 páginas)
  6. Más allá del invierno, de Isabel Allende, también para Anika entre libros (352 páginas)
  7. Una de tres, de Mercedes Pinto Maldonado, para la lectura conjunta que han organizado Libros que hay que leer, Adivina quién lee y El universo de los libros (497 páginas)
  8. Y tampoco he podido resistirme a la lectura simultánea de El músico de la lluvia, la nueva novela de Mar Mella, así que el lunes empezaremos a leerla (523 páginas)
  9. Y acabo con Mujeres que compran flores, de Vanessa Montfort (448 páginas)
  Son 2.491 páginas... a ver si me da tiempo a todo.


BALANCE DE RETOS

  Poco a poco, sigo avanzando en mis retos:

  • Reto 100 Libros63/100 -> 63%
  • Reto Genérico: 32/40 -> 80%
  • Reto 25 españoles: 25/25->100% ¡RETO SUPERADO!!
  • Reto Libros Olvidados: 11
  • Reto Jane Austen (reto bianual)2/8->25%
  • Reto Autores de la A a la Z: 19/26 -> 73%
  • Reto Serendipia Recomienda: 2/3 -> 66%
  • Reto Sabuesos4
  • Reto Juegos del Hambre0/3->0%
  • Reto Libros Autoeditados 3/8->38%  
  
   Nos seguimos leyendo.

jueves, 24 de agosto de 2017

"Un café a la seis", de Pilar Muñoz Álamo: una historia intimista y maravillosa



Título: Un café a las seis
Autora: Pilar Muñoz Álamo
Editorial: autopublicado
Género: novela contemporánea, intimista, romántica
Páginas: 183
Publicación: 4/7/2017
ASIN: B073R3ZSJ3

  «No menosprecies el poder de la imaginación, también puede destruirte».
  Raquel se dispone a acudir a una cita de compañeros de promoción organizada por su amiga Lourdes después de 25 años, aunque en el fondo siente que no debería ir; una parte del pasado, que no la ha dejado vivir en paz, podría estar esperándola en el hotel donde tendrá lugar la celebración.
Ansía ese encuentro tanto como lo teme. Porque aquello de lo que ha estado alimentándose a lo largo de su vida podría dejar de ser real. O atraparla para siempre.
  Unas veces, no podemos huir del pasado. Otras, no deseamos escapar de él.
  «Un café a las seis» es una historia intensa, emotiva, reflexiva, visceral. Una historia escrita con el corazón. De las que te hacen sentir.
   Me gusta Pilar Muñoz. Sus historias me llegan, a pesar de que soy consciente de que es dificílismo empatizar con personajes como los de Los colores de una vida gris o con algunos de ¿A qué llamas tú amor? Pero creo que una de las razones por las que me gusta es esa: me parece valiente apostar por personajes que no van a caer bien al lector, con los que no va a sentirse identificado, con los que es difícil lidiar durante las páginas en las que convivimos con ellos.
    En su última (hasta el momento) novela, no he encontrado personajes con estas características pero, aún así, no siento que la autora haya perdido su esencia. Quizá es que esta radica no en hacer personajes incómodos sino en ahondar en la condición humana con rotundidad y profundidad.
    En este caso, Muñoz Álamo nos pone frente a una mujer de mediana edad que hace repaso de lo que ha sido su vida hasta el momento y se da cuenta de que se ha traicionado a sí misma (o la Raquel joven) renunciando a muchos de sus sueños y objetivos. Y aunque es verdad que en algún momento le dirías a la protagonista: "pero, chiquilla, ¿cómo has llegado hasta aquí? ¿Cómo no has roto con esta vida anodina que llevas antes?" es fácil empatizar con ella y, sobre todo, comprender sus razones, porque, en el fondo, a todos nos pasa alguna vez: empiezas a hacer pequeñas renuncias que se convierten en grandes, te dejas llevar por una rutina que te absorbe y te impide, incluso, reflexionar sobre tu propio día a día... y cuando te quieres dar cuenta, el camino que has ido eligiendo (o más bien, siguiendo, casi sin capacidad de elección) te ha alejado de tus metas hasta hacer de ti una persona que no eres.
    Me ha gustado mucho la reflexión sobre la diferencia entre la juventud y la madurez y la honestidad para aceptar que no eres la que querías ser. No me ha gustado tanto que el catalizador tenga que ser un hombre, un amor del pasado, pero bueno, algún detonante tenía que haber (y la insatisfacción ya estaba instalada en Raquel desde antes de la excusa que da pie a esa reflexión: la reunión con sus antiguos compañeros de instituto). Y, en el fondo, esta es una novela de amor. Aunque, para mí, es una novela intimista y reflexiva con un toque de amor.
    Un café a las seis también cumple con otra de las características de la autora: la reflexión sobre temas variados. Así, además de presentarnos con eficacia y verosimilitud esta crisis de los cuarenta y sus consecuencias, Muñoz Álamo hace pensar al lector sobre la educación que damos a nuestros hijos, sobre qué va a ser de ellos cuando tengan que salir solos al mundo con los mimbres que les hemos dado (si es que son capaces de hacerlo, dada la sobreprotección generalizada actual), sobre las diferencias entre nuestros sueños y la realidad, sobre la traición a uno mismo, sobre los sueños frustrados, sobre la fatalidad que a veces cambia nuestro destino casi sin darnos cuenta, sobre el valor de los amigos, sobre el tedio de la rutina y la infelicidad de un matrimonio y una vida familiar que no te satisfacen, sobre consumir nuestras vidas con el piloto automático puesto y sin pensar en lo que realmente queremos hacer con ellas, sobre el miedo a arriesgarse, sobre el terror a salir de lo que no nos hacer feliz solo por la incertidumbre de perder nuestros puntos de apoyo, por el pavor a lo bueno por conocer.
    Más allá de los temas de fondo planteados, la novela tiene un buen ritmo, mantiene su intriga y, además, tiene unos cuantos giros interesantes que ahondan más en la historia y, sobre todo, permiten un desarrollo mayor de los personajes, convirtiéndolos en humanos y profundos.
  Y he dicho antes que me hubiera gustado que el catalizador que hacer salir a Raquel de su situación no hubiese sido un hombre pero he de decir que el desarrollo de la trama amorosa me ha gustado mucho y que el final (del que no voy a decir nada, por motivos obvios) pone en valor la catadura moral de una y otro.
    Así pues, Muñoz Álamo nos regala una historia llena de emociones, reflexiones y zarpazos de la vida que nos permite reflexionar sobre nuestra propia trayectoria y el valor de nuestros propios sueños.
     Nos seguimos leyendo.
   Incluyo este libro en los siguientes retos:
  •  Reto 100 libros56/100
  •  Reto Genérico: 30 (2/2 autoeditados)/40
  •  Reto Autores de la A a la ZÑ 18/26
  •  Reto indies2/8

lunes, 21 de agosto de 2017

"El laberinto del hindú", de José Vicente Alfaro: una aventura llena de intriga y perfectamente ambientada



Título: El laberinto del hindú
Autor: José Vicente Alfaro
Editorial: autopublicado
Género: novela histórica, ficción histórica, aventura
Páginas: 329
Publicación: mayo 2017
ASIN: B071P7CR29

  La antigua India… Siglo V de nuestra era.
  La dinastía Gupta gobierna sobre la civilización más avanzada del mundo en aquella época, teniendo en cuenta que el Imperio romano se encontraba ya en plena decadencia y que China atravesaba un momento difícil. Su soberano, el emperador Kumaragupta, debía garantizar la seguridad de su pueblo frente a los ataques externos, a la vez que se enfrentaba a los demonios internos que atormentaban su propia existencia.
  Al mismo tiempo, dos niños sin pasado llegan a la capital del imperio obsesionados con una idea que solo ellos conocen. Madhuk y Sarasvati son hermanos, carecen de estudios y no poseen ninguna pertenencia. Con todo, estarán dispuestos a hacer lo que sea para sobrevivir.
  Sumérgete en una historia repleta de aventuras e intrigas palaciegas, donde la sociedad se organizaba en torno a un rígido sistema de castas y al dictado de los Vedas, que condicionaban por completo el discurrir del pensamiento hindú.
   Interrumpo mis vacaciones blogueriles para publicar dos reseñas que quiero que vean la luz antes de que termine agosto. Empiezo por la de esta novela porque con ella participo en la lectura conjunta organizada por Libros que hay que leer y las bases exigen reseñar la obra antes del 31 de agosto si es que uno quiere participar en el jugoso sorteo que ha organizado Laky (y yo quiero). Así que allá voy.
  Después de leer Bajo el cielo de los celtas y El último anasazi, no dudé en participar en la lectura conjunta de la que hablaba antes porque José Vicente Alfaro ya me ha conquistado. Y eso que yo no soy muy de novela histórica pero, no sé, la de este autor me resulta diferente. Quizá porque no enreda demasiado las tramas (son sencillas pero muy interesantes. Y variadas, porque siempre hay unos cuantos personajes cuyas vivencias se van superponiendo, lo que permite una mayor visión de conjunto y mayor nivel de intriga). Quizá porque se remonta a tiempos y culturas poco exploradas literariamente. Quizá porque introduce la documentación que ha necesitado para construir sus historias sin alardes y de una forma amena y muy didáctica. Quizá porque sus personajes parecen reales, cercanos, humanos, porque es fácil empatizar con ellos, porque acabas queriéndolos. Quizá.
    Sea como fuere, estos son los aspectos que me gustan de las novelas de Alfaro y que he vuelto a encontrar aquí. Me llevé El laberinto del hindú a la playa y lo devoré en un par de días. Y es que el autor sabe mantener el interés, te va envolviendo poco a poco en el exótico mundo de la India y va logrando que te intereses por los destinos de los personajes que se van desarrollando ante tus ojos.
   En este caso, además, juega con la estructura para dar un giro que yo fui intuyendo a medida que fui leyendo pero que, al principio, pasa un poco desapercibido. Así, crea una cierta intriga sobre los personajes principales que contribuye a aumentar tus ganas de leer, aunque lo que te va contando sobre ellos en cada página ya dan ganas de seguir avanzando por sí solo.
    Alfaro sabe crear, como decía, personajes cercanos que, a pesar de sus defectos (afortunadamente, todos los tienen; no hay nadie perfecto, todos son muy humanos y cometen sus fallos) engatusan al lector para que quiera continuar profundizando en la historia.
    Más allá de la trama (interesante y bien construida), el autor nos invita a reflexionar con él y con los personajes sobre cuestiones como la guerra, si todo es lícito por lograr o mantener el poder, si las cuestiones territoriales pesan más que las personas, si las acciones buenas son recompensadas y las deplorables, castigadas; sobre la venganza, el amor, la amistad, la fraternidad, el espíritu de superviviencia, la familia, las clases sociales, la desigualdad... Y lo mejor es que lo hace enfrentando puntos de vista o, por lo menos, formas diferentes de encarar cada una de esas cuestiones. Así el lector puede sacar sus propias conclusiones.
    El laberinto del hindú, sin ser una novela trepidante, está llena de aventuras, de incidentes, de sucesos que van ocurriendo y que van aumentando el interés de la obra. Pero, además, esas incidencias se van mezclando magistralmente con las descripciones de los lugares y las gentes, de la Historia y las historias, hasta conseguir una ambientación que, para mí, es otro de los grandes éxitos de Alfaro.
   Así pues, El laberito del hindú es una novela sólida, bien construida, con unos personajes muy solventes, que cumple el doble objetivo de mostrarnos una cultura tan diferente y lejana al tiempo que entretiene e intriga y que plantea temas de fondo más que interesantes.
     Nos seguimos leyendo.
   Incluyo este libro en los siguientes retos:
  •  Reto 100 libros59/100
  •  Reto Genérico: 22 (1/2 exóticos)/40
  •  Reto Autopublicados3/8

jueves, 3 de agosto de 2017

Cerrado por vacaciones

Resultado de imagen de cerrado por vaca
  En los cinco años que llevo manteniendo vivo este blog nunca me había cogido vacaciones blogueriles pero este año las necesito. No tengo tiempo para actualizar (ni para leer) todo lo que me gustaría así que prefiero dejarlo en stand by durante unas semanas y retomarlo más tarde. No sé si será en septiembre o ya en octubre, cuando la boda haya pasado y retomemos la actividad diaria habitual. A ver cómo se va dando. Mientras tanto, lee y disfruta, que yo intentaré hacer lo mismo.
Nos seguimos leyendo.

viernes, 28 de julio de 2017

"Al calor del verano", de John Katzenbach: explorando la relación entre asesino y confidente

Gracias a Ediciones B, estoy revisando buena parte de la obra de John Katzenbach para Anika entre Libros, cosa de la que estoy encantada. Hoy rescato para el blog su primera novela, Al calor del verano.

Título: Al calor del verano
Título Original: (In the Heat of Summer, 1982)
Autor: John Katzenbach
Editorial: Ediciones B Colección: MAXI,Biblioteca Katzenbach
Copyright:
© John Katzenbach, 1982
© Ediciones B, S.A., 2017
Traducción: Nora Escoms
Edición: 1ª Edición: Marzo 2017
ISBN: 9788490703441
Tapa: Blanda
Etiquetas: películas, psicópatas, sociópatas, asesinos en serie, género negro, misterio, intriga, literatura estadounidense, novela, periodismo, thriller, soldados, opera prima, guerra de Vietnam, periodistas, estrés postraumático
Nº de páginas: 384

Argumento:

  Tras la muerte de una joven, el asesino se pondrá en contacto con un periodista para anunciarle que esta solo es su primera víctima y que quiere que los ciudadanos de Miami sientan un pánico extremo. Cumplirá su amenaza y seguirá matando y llamando a Anderson para alimentar el morbo de sus lectores, mientras el periodista buscará la manera de pararle y descubrir cuál es su motivación oculta. Lo que no sabe Anderson es el coste personal que tendrá para él dejarse enredar en la tela de araña que el llamado Asesino de los Números ha tejido a su alrededor.

Opinión:

  Me encanta que Ediciones B se haya propuesto ir reeditando las antiguas novelas de John Katzenbach. Gracias a esa iniciativa podemos disfrutar ahora de la primera escrita por el autor, publicada originalmente en 1982 y cuya acción tiene lugar en 1975 (y ello es importante tanto por la cercanía de la Guerra de Vietnam como por las alusiones a determinados sucesos históricos que tuvieron lugar en la época, así como por un clima general, muy diferente al de hoy en día).
  "Al calor del verano" es una estupendísima obra prima que abrió a Katzenbach (y con razón) las puertas del reconocimiento literario aunque es cierto que se nota una cierta... no sé si llamarlo inocencia pero sí, desde luego, una mayor simpleza en la trama y en la configuración psicológica de los personajes. Con esto no quiero decir que la trama no sea compleja ni que los personajes sean planos. Nada de eso. Lo que quiero decir es que Katzenbach ha ido creciendo como escritor con cada una de sus novelas y las últimas tienen un nivel de elaboración, introspección y reflexión que he percibido en menor medida en este estreno literario.
  Sea como fuere, el autor afila ya sus mejores armas en esta primera novela: la inmersión en el mundo del periodismo, un psicópata que no mata por matar sino que tiene razones para hacerlo y un hilo conductor (en este caso un periodista, que ejerce de protagonista y narrador en primera persona) que tiene sus propios conflictos morales y personales.
  Como luego haría en "Juicio final", Katzenbach echa mano de su oficio (fue periodista especializado en tribunales de un periódico de Miami) para ofrecernos una trama francamente atractiva y lo que (al menos para mí, que soy periodista) es más importante: una reflexión sobre los límites del periodista y del periodismo, sobre las difusas fronteras entre la obligación de informar, el derecho a la información y el puro morbo; el papel social de los medios de comunicación; el poder que consigue la prensa ocultando o publicando determinadas informaciones; la colaboración de los medios con la policía en la resolución de casos criminales; si debe primar la información al ciudadano o la captura del asesino; la espectacularidad que ya de por sí añaden los mass-media a cualquier suceso criminal (simplemente, por ejemplo, poniendo nombre a un asesino, como ocurre aquí, al que la prensa bautiza como "el asesino de los números" porque va numerando a sus víctimas y dejando un papel en ellas con el número que ocupan en su particular carrera asesina); la repercusión de ciertas noticias en la población en general (si un enfoque, por ejemplo, sirve para provocar una oleada de pánico o para calmar los ánimos), etcétera, etcétera, etcétera.
  Pero lo mejor es que todas estas reflexión (muchas de la cuales aparecen explícitamente en la novela en boca o bien del narrador y protagonista o de sus diálogos con su jefe de redacción, la policía u otros personajes secundarios) no nos desvían de la preocupación principal del lector: ¿quién es el asesino de los números y por qué está matando a gente tan dispar (una joven, una madre con una hija, dos ancianos...) e inocente?
  Ese es uno de los grandes temas de la novela: cualquiera puede ser víctima de un lunático como el asesino de este libro. Nadie está a salvo y ni quiera nuestra conciencia limpia nos pone a salvo de muertes como las que se describen en "Al calor del verano".
  Esa falta de culpabilidad por parte de las víctimas enfada y preocupa a los ciudadanos de Miami pero, además, ayuda a sembrar el terror entre ellos. Y eso es justo lo que quiere el asesino: que padezcan el mayor de los pavores, que vivan una situación de pánico extremo, como la que pueden experimentar los soldados que participan en una guerra.
   Y ahí hay otro de los grandes temas de la novela: la guerra y sus consecuencias para quienes intervienen en ella. Desde el shock de matar a sangre fría hasta el estrés postraumático, Katzenbach ahonda en la psique del soldado para ofrecernos una reflexión profunda y concienzuda sobre lo que cualquier enfrentamiento bélico puede llegar a causar en las mentes de quienes participan en ellos. Más allá de los intereses sociales, políticos, económicos o de cualquier índole que desencadenan una guerra, el autor baja a lo concreto, a quienes han de ejecutar órdenes, a quienes han de matar a gente que no les ha hecho nada, a quienes, en realidad, son tan víctimas como quienes resultan muertos.
   Katzenbach recurre en esta novela a un recurso que hemos visto en otras muchas obras literarias, cinematográficas e, incluso, en la realidad: el asesino se pone en contacto con un periodista para ir dando cuenta de los crímenes que va cometiendo. Creo que los diálogos entre Anderson y el criminal son intensos y están francamente logrados y me ha gustado mucho cómo uno y otro se retratan en estas conversaciones. Además, la relación personal que el periodista establece con el asesino le cambia, transforma su perspectiva sobre muchas verdades universales en las que él creía ciegamente y le hace ver que no siempre las cosas son como él pensaba. Al mismo que tiempo que, obviamente, también cambia sus circunstancia vitales y la que había sido su vida cotidiana hasta el momento.
  En definitiva, una obra intensa y reflexiva en la que ya podemos ver el estilo cuidado y aparentemente sencillo de Katzenbach, que nos pone frente a temas la mar de interesantes y que fue llevada al cine en 1985 gracias a una película titulada "Noticias escritas con sangre" y protagonizada por Kurt Russell, Mariel Hemingway y Andy García.
    Enlace a la reseña original.
   Nos seguimos leyendo.

miércoles, 26 de julio de 2017

"Lo que no vio Caperucita Roja", de Mar Ferrero: Caperucita en perspectiva



Título: Lo que no vio Caperucita Roja
Autor: Mar Ferrero
Editorial: Edelvives
Género: LIJ, álbum ilustrado
Páginas: 40
Publicación: 2013
ISBN: 9788426390868

 «Abuelita, ¡qué libro tan raro es este!». Esta es la sensación que queda después de conocer las disparatadas versiones del lobo, los animales del bosque y la abuelita sobre lo que pasó aquel día en el bosque. ¿Es realmente el lobo un animal tramposo y despiadado? Una divertida mirada que renueva uno de los cuentos clásicos más queridos de todos los tiempos.
   Este verano (como hago en muchas ocasiones) dedico un día de los talleres de animación a la lectura que estoy llevando a cabo en la Casita de los Cuentos de Azuqueca (como todos los veranos, este es el cuarto) a lo que yo llamo cuentos al revés, que no son otra cosa que cuentos clásicos contados de una manera diferente.
   Este año estoy contando Los tres lobitos y el cochino feroz, Ayudemos a Blancanieves y este Lo que no vio Caperucita Roja que me tiene loca. Partiendo de la base del cuento que todos conocemos, Mar Ferrero nos propone una revisión de la historia tradicional desde el perpectivismo. Así, cuatro protagonistas del cuento arrinconan al narrador omnisciente de toda la vida para mostrarnos su propia voz y darnos su visión de lo ocurrido.
   La primera, como no podía ser de otra manera, es Caperucita, que nos cuenta que, como su hermana está en esa "edad tan difícil" en la que se encierra en su habitación y no para de oír "música horripilante", su madre acudió a ella para que llevara la famosa cesta a casa de la abuela. Por su propia boca descubrimos qué fue lo que la distrajo y cómo tuvo lugar (realmente) el encuentro con el lobo.
   En el momento en el que ese encuentro se produce, el libro cambia la perspectiva y da pie al punto de vista del lobo. Así descubrimos que este lobo (que no es tan fiero como lo pintan) andaba tranquilamente cogiendo trufas cuando tuvo lugar el fortuito encontronazo con Caperucita. Más preocupado por el chorizo que esta llevaba en la cesta que por la niña, no prestó demasiada atención a lo que esta le decía, pero se quedó con lo esencial: iba a llevarle unas ricas viandas a su abuela. Y menos mal que se enteró de eso, porque al final, este lobo honesto fue el que tuvo que llevar la cesta a la abuela.
    El tercer personaje que nos cuenta la historia es múltiple: son los animales del bosque que han visto el encuentro, han comprobado que el lobo sale disparado hacia la casa de la abuela y se empeñan en que este no logre su objetivo. Así, idean un plan con todo tipo de agresiones al pobre lobo que, no obstante, consigue llegar a su meta.
   Y ahí interviene el cuarto personaje, que no podía ser otro que la abuela. Ella nos cuenta cómo se apiadó de ese lobo apaleado que se presentó cual felpudo a la puerta de su casa y lo metió en cama para que sanase. Desde la cocina pudo oír cómo Caperucita llegaba y conversaba con el lobo y así fue como descubrió que en realidad... Mejor el final no te lo cuento. Mejor que sepas tú mismo qué fue lo que ocurrió cuando leas este libro.
    En definitiva, una obra divertida que transgrede el cuento tradicional, que explica algunas de sus lagunas y que nos propone caminos alternativos para transitar esta historia de sobra conocida. A los niños les encanta comparar ambas versiones y debatir sobre los aspectos diferentes de este. Además, las ilustraciones firmadas por la propia Mar Ferrero le dan un punto muy jugoso a un álbum al que le estoy sacando mucho partido.

lunes, 24 de julio de 2017

"Elegida por la luna", de P.C. Cast: una lectura que me ha provocado sentimientos encontrados




Título: Elegida por la luna
Autora: P.C. Cast
Editorial: Alfaguara
Género: fantástica, LIJ, aventuras
Páginas: 624
Publicación: junio 2017
ISBN: 9788420485829
 
Elegida para aceptar quién es,
elegida para seguir su destino,
elegida para cambiar el mundo.
  Mari vive al margen de su identidad desde hace mucho tiempo, pero una oscura criatura ha aparecido para destrozarle la vida a ella y a cuantos la rodean. Mari deberá liberar su poder y descubrir quién es en realidad, aceptando así su otro yo y emprendiendo el camino para salvar el mundo.
  En su viaje se encontrará con Nik, hijo de un clan enemigo, que le hará sentir cosas que nunca antes había sentido...
La oscuridad se cierne sobre este nuevo universo creado por P.C. Cast. Es más fuerte y devastadora que nunca. ¿Serán Mari y Nik capaces de combatirla?
Adéntrate en una historia épica cargada de fantasía y amor de la mano de la autora de Marcada, P.C. Cast.
   La verdad es que he tenido sentimientos encontrados con este libro. Hay cosas que me han gustado bastante y otras... en la que (honestamente) me he sentido un poco estafada. Voy a ver si consigo transmitir mis emociones en esta reseña.
  Por un lado, como decía, hay elementos que me han gustado mucho. Creo que P.C. Cast transmite muy bien las sensaciones que provoca ese mundo distópico en el que nada es como lo conocemos actualmente. A caballo entre la distopía y la fantasía, la autora nos presenta un universo dividido en tres especies, cuya convivencia no es siempre fácil. Así, los caminantes terrenos (un nombre un poco prosaico, la verdad), también llamados escarbadores por los camaradas, viven en la tierra, moran madrigueras y conviven bajo una estructura matriarcal encabezada por la Mujer Lunar, encargada de purificar tanto a hombres como a mujeres de unas fiebres nocturnas que provocan que los primeros se vuelvan violentos y las segundas, depresivas (y en esa diferenciación no es que vea yo mucho matriarcado que digamos...). En puridad, tampoco creo que sea una estructura social matriarcal puesto que no hay suficientes datos sobre quién toma las decisiones políticas o sociales del grupo. La Mujer Lunar es fundamental en él, pero más como sanadora y guía espiritual que como líder político o encargada de la toma de decisiones.
    Por otro lado están los camaradas, que viven en lo alto de los árboles, se emparejan con un animal de por vida y cuya estructura política y social sí está claramente definida (y encabezada por un hombre). Sí parece haber cierta igualdad, puesto que las mujeres también participan en actividades de riesgo útiles para la comunidad pero capturan y esclavizan a los caminantes terrenos.
   El tercer colectivo en juego lo conforman los robapieles, seres que, como su propio nombre indican, roban pieles de animales con las que se cubren tanto para sanar heridas como para adquirir las capacidades y características de esos animales. Son los que menos páginas ocupas pero la imagen que se nos da de ellos es bastante brutal (hacen sacrificios humanos), cruel y maligna.
   El universo que nos pinta Cast me ha gustado, así como la forma en la que aborda las relaciones entre estos grupos y, sobre todo, el problema que representa la protagonista principal de la novela, Mari, una mestiza mitad camarada, mitad caminante, cuya identidad siempre ha estado oculta.
    Creo que la autora también construye bien a sus personajes y los hace creíbles y asequibles para el lector. Es fácil empatizar con ellos y con sus problemas y logra equilibrar los defectos y virtudes de manera que se nos presentan como humanos y falibles.
    En la parte negativa de la novela, un aspecto que (a mí) me parece muy grave: he leído 620 páginas y no sé cuál es el conflicto de la obra. Es cierto que no dejan de ocurrir cosas durante la lectura y por eso se hace amena pero... ¿qué nos quiere contar Cast? ¿Una futura guerra entre los diferente grupos humanos? ¿La historia de amor entre Mari y Nik? ¿Las dos cosas? Al principio, me sentí bastante engañada porque no veía a dónde quería llevarme... Luego rebusqué en internet y me enteré de que esta es la primera parte de una obra mayor, pero no he logrado averiguar de cuántas partes constará. En ninguna parte de la contraportada  o las solapas interiores (o incluso en la web de la novela) se explica que no sea una obra autoconclusiva, y de ahí que me hay sentido un poco engañada. 
    Un sentimiento al que ha contribuido el hecho de que, vale, es la primera parte de una saga pero, aún así, me parece una obra meramente introductoria: se nos presenta el universo creado y se finaliza con lo que parece ser que va a ser conflicto (cosa que no puedo afirmar). Sinceramente, 600 páginas me parecen demasiadas para una introducción, por muy llena de sucesos que esté. Creo que el conflicto, el meollo de la cuestión, debe ser presentado cuanto antes. Y aquí, o yo no he entendido el sentido de la obra, o me parece que solo se me ha presentado el universo imaginado por la autora.
    Esto también ha hecho que en muchas ocasiones la novela se me haya hecho un poco lenta. Aunque puede que sea una sensación personal, puesto que he estado 600 páginas esperando a descubrir cuál es el conflicto, es decir, de qué va la obra. 
   En definitiva, sensaciones encontradas para una novela cuyo universo me parece interesante y sus personajes atractivos
     Nos seguimos leyendo.
   Agradezco a Libros que hay que leer, El templo de la lectura, Nadie está solo, Polvo de libros y Adivina quién lee que hayan organizado conmigo el sorteo y la lectura conjunta que nos ha servido para leer esta novela. Y a la editorial que nos facilitase ejemplares para llevarla a cabo.
   Incluyo este libro en los siguientes retos:
  •  Reto 100 libros51/100
  •  Reto Genérico: 29 (1/1 fantástico)/40
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...